O.Próximo.- La oficina de Olmert asegura que Israel no podrá cumplir con las exigencias de EEUU por motivos de seguridad

Actualizado 04/05/2007 20:57:39 CET

JERUSALÉN, 4 May. (EUROPA PRESS) -

La oficina del primer ministro israelí, Ehud Olmert, descartó hoy que el Ejecutivo hebreo sea capaz de atender todas las exigencias --alegando motivos de seguridad-- planteadas horas antes por Estados Unidos sujetas a un calendario para reanudar las negociaciones israelo-palestinas que desemboquen en la paz definitiva en Oriente Próximo.

"Algunas de las ideas, Israel ya las está implantando, otras están ya muy avanzadas y hay varias que Israel no será capaz de abordar debido a problemas de seguridad", incidió un funcionario de la oficina de Olmert, citado por el rotativo 'Haaretz'.

La oficina del primer ministro planteó problemas de seguridad al pedir a Israel que rebaje las restricciones a los movimientos de palestinos sin haber recibido las garantías correspondientes de que el presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abbas, haya cumplimentado sus compromisos en materia de seguridad.

No obstante, Israel parece estar dispuesto a levantar las restricciones en Cisjordania a partir de mediados de mayo, aunque tiene serias dudas respecto al cumplimiento de otras exigencias, entre ellas, una que permitiría a los autobuses palestinos viajar entre la franja de Gaza y Cisjordania a partir del 1 de julio, según explicaron fuentes de la oficina de Olmert.

La cúpula militar y de Defensa israelíes son las más reticentes a aprobar ciertas previsiones, especialmente la exigencia de aumentar los pasos en la franja de Gaza y la retirada de barricadas y puestos de control en Cisjordania.

Israel todavía no ha ofrecido una respuesta oficial al documento, aunque el Ejecutivo a pospuesto hasta el jueves una reunión interministerial para abordar la propuesta de Estados Unidos, un documento cuya recepción confirmó también el principal negociador palestino y asesor de Abbas, Saeb Erekat, quien, en nombre de los palestinos dio la bienvenida al texto, prometiendo estudiar su alcance detenidamente. La oficina de Olmert espera mantener reuniones también con la cúpula militar, el Ministerio de Asuntos Exteriores y los servicios de Inteligencia interiores --Shin Bet--.

LA PROPUESTA DE EEUU

El documento ha sido elaborado por el coordinador de seguridad de Estados Unidos, el mayor general Keith Dayton, así como por el embajador norteamericano en Israel, Dick Jones, y el cónsul general de Estados Unidos en Jerusalén, Jacob Walles, y remitido para su aprobación a la secretaria de Estado, Condoleezza Rice.

Washington presentó dicho documento a Israel y a la Autoridad Palestina en el que plantea a las partes ciertas expectativas que deben haber cumplido cada uno de ellos siguiendo un calendario determinado.

El texto impone un calendario para la retirada de barricadas en las carreteras y la apertura de pasos en los territorios palestinos, así como la profesionalización y refuerzo de los cuerpos de seguridad leales al presidente Abbas.

A Israel, Estados Unidos le emplaza a aprobar pedidos armamentísticos, entre municiones y equipos requeridos por la Guardia Presidencial de Abbas y además le pide a Israel que se comunique con el presidente de la AP sobre acontecimientos en Gaza o Cisjordania.

Por su parte, la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, tiene previsto viajar a la región el próximo 15 de mayo para velar por la puesta en marcha del plan. En este sentido, si ambas partes aceptan el documento éste será vinculante y de obligado cumplimiento, aunque la difícil situación política en Israel podría posponer el viaje de Rice.

Entre las exigencias, cada una condicionada a un fecha --si bien relativas teniendo en cuenta que el documento exigía el inicio de su implementación a partir del 1 de mayo--, se incluye la de permitir como muy tarde a partir del 1 de julio de 2007 un servicio de autobús, cinco días a la semana, entre el paso de control de Erez, a la entrada de la franja de Gaza, y la barricada en Tarqumiya, a la entrada de Hebrón, en Cisjordania para permitir la movilidad de palestinos.

Otra de las medidas, exige que Israel retire varias retricciones y ofrezca el acceso a más tardar para 15 de junio de barricadas en la carretera en Nablús, particularmente en las localidades de Beit Iba, Hawara, Awarta, Shavei Shmoron y Beit Foriq.

Al asesor de seguridad nacional palestino, Mohammed Dahlan, la propuesta le exige que elabore un plan contra el lanzamiento de cohetes Qassam con el apoyo de Abbas como muy tarde para el 21 de junio de 2007, fecha en la que el despliegue del plan debe ser efectuado por el propio presidente palestino. Además, se pide que las fuerzas de seguridad palestinas impidan el tráfico ilegal de armas a través del paso fronterizo de Rafá en coordinación con las autoridades israelíes. Por otra parte, el plan insta a las partes a establecer oficinas de enlace en Cisjordania.

Por su parte, Israel está en proceso de negociar con la Unión Europea la extensión del mandato de la misión de observadores europeos en el paso de Rafá, después de que su llegada permitiera la retirada israelí del paso y de la ruta 'Filadelfia', conocida por ser paso de tráfico ilícito de armas y dinero desde Egipto a Gaza.