Las organizaciones humanitarias alertan de que en Yemen "ni siquiera las escuelas son seguras"

Yemen.- Las organizaciones humanitarias alertan de que en Yemen "ni siquiera las
SAVE THE CHILDREN
Publicado 09/04/2019 15:56:20CET

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las organizaciones humanitarias han lamentado que en Yemen "ni siquiera las escuelas son seguras" y han alertado de que "los niños y niñas están pagando el precio más alto" de la guerra en el país, tras el ataque de este domingo sobre una escuela en el que murieron al menos 14 menores de 9 años.

"Es difícil imaginar el tremendo horror que estos niños experimentaron y el terrible horror y culpa que los padres pudieron sentir por haber hecho aquello a lo que cualquier padre aspira: enviar a sus hijos a la escuela", ha reconocido el director regional de UNICEF para Oriente Próximo y el Norte de África, Geert Cappelaere.

Según las cifras de UNICEF, 14 menores murieron el domingo durante un bombardeo ejecutado por la coalición que encabeza Arabia Saudí en la capital de Yemen, Saná, contra una escuela ubicada en el barrio de Sauan.

Era casi la hora del almuerzo y los alumnos estaban en clase, según el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia. La explosión destrozó las ventanas y provocó una ráfaga de metralla y cristales rotos dentro de las aulas.

"Una de cada cinco escuelas ya no puede utilizarse como resultado directo del conflicto. Algunas debido a ataques directos, y otras porque ahora se usan con fines militares", ha criticado Cappelaere. Desde el principio de 2019, más de 400 niños han muerto y han resultado heridos de gravedad.

UNICEF ya ha movilizado ayuda para los niños afectados y sus familias, como apoyo psicosocial, cobertura del coste de la cirugía y los tratamientos médicos, y ayuda a las familias para que viajen y estén con sus hijos mientras estos reciben atención.

También Save the Children ha descrito "escenas de devastación y niños y niñas que sangraban de manera abundante mientras esperaban atención médica urgente". El equipo de la ONG ha relatado que la escuela quedó "destrozada por las explosiones, las ventanas estallaron y había manchas de sangre por todas partes, así como libros tirados tras la huida de los alumnos para ponerse a salvo".

"La gente corría por las calles y la mayoría de personas resultaron heridas y pidieron ayuda. Lograr que los niños y las niñas lleguen a hospitales totalmente operativos fue un desafío. Una de las niñas resultó gravemente herida y murió debido a la falta de equipo y suministros en el hospital donde ingresó", ha narrado el primer trabajador de Save the Children que llegó al lugar de la explosión.

Una de las niñas que ayudó a trasladar al hospital, Amina, de 14 años de edad, aseguraba que nunca volverá a la escuela, mientras yacía en el hospital, con la cabeza apoyada en una mano y un goteo insertado en la otra.

La directora de Save the Children en Yemen, Tamer Kirolos, ha condenado este nuevo ataque. "Los niños y las niñas están pagando el precio más alto en esta guerra, son objetivos de guerra. Las escuelas y los hospitales deben estar protegidos, pero eso no ocurre en Yemen", ha lamentado.

Save the Children ha exigido a todas las partes en el conflicto que cumplan con sus obligaciones conforme al Derecho Internacional y tomen medidas para garantizar que la población civil, incluidos los niños y las niñas, estén protegidos.

Asimismo, ha pedido a los países que todavía venden armas a la coalición liderada por Arabia Saudí que cesen inmediatamente de hacerlo.

Contador

Para leer más