8 de abril de 2020
 
Publicado 21/02/2020 20:42:13 +01:00CET

El Parlamento de Nigeria sopesa un proyecto de ley para la reinserción de aquellos que abandonen las filas de Boko Haram

El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari
El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari - Michael Kappeler/dpa - Archivo

MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Parlamento de Nigeria ha empezado a sopesar un proyecto de ley que contempla la reinserción social de aquellas personas que abandonen el grupo yihadista Boko Haram a través de una comisión encargada de un proceso de educación e integración.

El proyecto de ley ha sido presentado por el exgobernador del estado de Yobe Ibrahim Gaidam, del gubernamental Congreso de Todos los Progresistas (APC), y ha generado críticas al considerarse que el Gobierno da prioridad a los yihadistas frente a sus víctimas.

Los objetivos de la propuesta son generar una vía de reintegración, desradicalización y educación a los miembros de Boko Haram que deserten, se arrepientan o sean detenidos, para que vuelvan al seno de la sociedad, según el diario nigeriano 'The Guardian'.

Asimismo, busca promover la reconciliación y mejorar la seguridad, dar una oportunidad al Gobierno de obtener información sobre el funcionamiento del grupo y ayudar a las autoridades a hacer frente a la ideología radical de Boko Haram.

El proyecto ha sido presentado ante el Senado apenas un día después de que el gobernador del estado de Borno (noreste), Babagana Zulum, reclamara el reclutamiento de otros 100.000 soldados para hacer frente a Boko Haram por la vía militar.

Las autoridades de Nigeria suelen referirse indistintamente a Boko Haram para hablar tanto del grupo que lidera Abubakar Shekau como de la escisión surgida de este en 2016, Estado Islámico en África Occidental (ISWA). Este último grupo cuenta con 3.500 combatientes en el lago Chad, con una presencia concentrada en el noreste de Nigeria, según un documento publicado recientemente por el Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Esta presión ha llevado al Ejército del país a abandonar puestos en zonas remotas y concentrarse en 'súper campamentos', una estrategia que ha rebajado el número de bajas militares pero a permitido a los yihadistas expandirse territorialmente y aumentar la amenaza que supone para civiles, así como aumentar su capacidad de movimiento.

Por su parte, Boko Haram --que cuenta con unos 1.500 milicianos-- ha aumentado sus atentados en el norte de Camerún, en parte por sus recientes enfrentamientos con ISWA, pese a lo cual "sigue siendo una amenaza en Nigeria", según el documento.

Para leer más