El Parlamento de Sri Lanka declara que no aprobará a Rajapaksa hasta que demuestre tener mayoría

Partidarios de Ranil Wickremesinghe golpean un muñeco del presidente Sirisena
REUTERS / DINUKA LIYANAWATTE
Actualizado 05/11/2018 8:43:41 CET

COLOMBO, 5 Nov. (Reuters/EP) -

El presidente del Parlamento de Sri Lanka, Karu Jayasuriya, ha asegurado este lunes que no aceptará al expresidente Mahinda Rajapaksa como nuevo primer ministro del país hasta que demuestre que cuenta con el respaldo de la mayoría parlamentaria.

El presidente del país, Maithripala Sirisena, cesó al primer ministro, Ranil Wickremesinghe, el 26 de octubre para poder designar a Rajapaksa en su lugar, una medida que ha provocado un alud de críticas por parte de la oposición política y la comunidad internacional.

"La mayoría de los miembros del Parlamento comparte la visión de que los cambios hechos por el presidente son inconstitucionales y van en contra de la tradición parlamentaria", ha asegurado el presidente de la cámara legislativa indonesia, Karu Jayasuriya.

"Es por ello que he sido solicitado por la mayoría del Parlamento a aceptar la situación previa a estas modificaciones. Hasta que el nuevo grupo demuestre que cuenta con una mayoría, tendré que mantener el status quo previo", ha concluido en un comunicado.

Rajapaksa informó este jueves de que Sirisena le había confirmado que iba a convocar al Parlamento el 5 de noviembre, días después de que el presidente suspendiera el Parlamento hasta el 16 de noviembre tras cesar a Wickremesinghe como primer ministro y nombrar en su lugar al expresidente.

La suspensión del Parlamento conlleva que Wickremesinghe no tiene la oportunidad de demostrar su mayoría, en medio de las especulaciones por la posibilidad de que miembros de su formación hayan podido pasar a apoyar a Rajapaksa a cambio de ventajas y carteras ministeriales.

Sirisena presidió el 26 de octubre la toma de posesión de Rajapaksa tras cesar a Wickremesinghe, que estaba de viaje en el sur del país. De acuerdo con la Constitución de Sri Lanka, el primer ministro dirige el Parlamento y el presidente tiene competencias ejecutivas.

El enfrentamiento político, que llega en un momento de debilitamiento de la economía en Sri Lanka, viene precedido por varios meses de disputas internas en el seno de la coalición gubernamental. Las relaciones entre el Partido de Unidad Nacional (PUN), liderado por Wickremesinghe, y la Alianza Unidad para la Libertad del Pueblo (AULP), encabezada por Sirisena, se han visto perjudicadas por la forma en que se ha investigado un complot de asesinato contra el mandatario. La AULP había amenazado con abandonar el Gobierno si el caso no se investigaba a fondo.