El PE, dispuesto a aplazar Brexit y mejorar futuro acuerdo si el Parlamento británico avala acuerdo de divorcio

Sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo
REUTERS / ARND WIEGMANN - Archivo
Publicado 22/01/2019 18:10:18CET

BRUSELAS, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El coordinador jefe del Parlamento Europeo para el Brexit, Guy Verhofstadt, ha avanzado este martes que los eurodiputados estarían dispuestos a aplazar el Brexit --incluso más allá del 2 de julio, fecha en la que se constituiría la nueva Eurocámara tras las elecciones europeas de mayo-- para mejorar los términos del futuro acuerdo si el Parlamento británico avala el acuerdo de divorcio o en el caso de que se convoque un segundo referéndum.

"Si hay un Acuerdo de Retirada aprobado y la Declaración Política en la que acuerden con nosotros una relación futura más profunda que lo que está sobre la mesa, obviamente necesitamos algo más de tiempo, algunos meses para aplicar tal decisión", ha explicado el líder liberal en un debate en la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Eurocámara tras el rechazo del Parlamento británico al acuerdo de Brexit negociado por el Gobierno británico y la UE.

Verhofstadt ha considerado que se podría "extender incluso más allá del 2 de julio" el artículo 50 del Tratado del Lisboa, aplazando el Brexit, si el Parlamento británico logra "un voto significativo positivo sobre algo" y también, ha precisado, "si hay un segundo referéndum decidido" o "si hay una revocación" del proceso de salida.

El líder liberal ha admitido que hasta el próximo 29 de enero de 2019 no habrá una "indicación" sobre "la posibilidad de un acuerdo y la dirección de este" cuando el Parlamento británico vote una resolución sobre los próximos pasos y varias enmiendas que van desde pedir la paralización del Brexit o su aplazamiento, la celebración de un segundo referéndum y otra para limitar la solución de emergencia para evitar la vuelta a una frontera rígida en Irlanda del Norte --que pasa por la permanencia de Reino Unido en la Unión Aduanera--, aunque ha recordado que compete decidir cuáles de estas se votarán al presidente de la institución.

Verhofstadt ha reconocido que hoy hay "aparentemente" una "mayoría en contra de irse sin un acuerdo" en el Parlamento británico y una "mayoría" que rechaza la solución para la frontera actual pero "no hay mayorías positivas para alternativas" y ha avisado de que una salida de Reino Unido del bloque "sería una tragedia" para la UE pero "más" para este país.

El líder liberal ha defendido que la próxima semana la Eurocámara comentará el procedimiento para tramitar el consentimiento de la institución al Tratado de Retirada para enviar una señal de que "no se renegociará" pero ha considerado que una "mayoría" en el Parlamento británico apuesta por una relación "más cercana" con la UE tras su salida del bloque, algo que se puede resolver en la negociación del futuro acuerdo, eso sí si Reino Unido cambia "sus líneas rojas".

"Lo que no podemos ir es en una dirección en la que no hay ninguna certidumbre de lo que ocurrirá en Reino Unido (por falta de mayoría parlamentaria) y luego extender más allá del 2 de julio y mantener la incertidumbre que tenemos hoy", ha lanzado, insistiendo en que aplazar el Brexit sin tener "un plan claro" de Londres será "muy difícil" y además es "muy negativo" para la economía europea.

Respecto al problema de la frontera, el líder liberal ha insistido en que "el problema de la frontera es una consecuencia de la decisión independiente de Reino Unido" de irse, no del bloque. "Si Reino Unido no se fuera de la UE no habría ninguna pregunta sobre la frontera dura ni las consecuencias para el Acuerdo de Viernes Santo y otros acuerdos en el futuro", ha remachado.

Verhofstadt ha subrayado la necesidad de intensificar los preparativos y los planes de contingencia para responder a una salida abrupta de Reino Unido a finales de marzo, en caso de no un acuerdo, y ha reclamado mantener "los mismos derechos" para los ciudadanos negociados en el acuerdo de divorcio, aunque haya un Brexit caótico. En este contexto, ha celebrado el anuncio de la 'premier', Theresa May, para eliminar la tasa a los ciudadanos europeos para pedir el estatus de residente permanente, tal y como reclamó la Eurocámara.