Pence se muestra "esperanzado" sobre la puesta en libertad del pastor estadounidense Andrew Brunson

Mike Pence
REUTERS / KEVIN LAMARQUE - Archivo
Publicado 12/10/2018 3:21:58CET

WASHINGTON, 12 Oct. (Reuters/EP) -

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, ha expresado este jueves que se encuentra "esperanzado" sobre la puesta en libertad del pastor estadounidense Andrew Brunson, que se encuentra bajo arresto domiciliario en Turquía por sus presuntos vínculos con el clérigo turco Fetulá Gulen.

"Nos mantenemos esperanzados de que el procedimiento judicial y la vista de mañana den como resultado la liberación de este hombre bueno que no es culpable de nada y que ha sido encarcelado durante años en Turquía de forma injusta", ha manifestado.

Pence, que ha indicado que "el presidente (Donald) Trump y la Administración han dejado claro que continuarán apoyando al pastor y su liberación para que pueda volver a Estados Unidos junto a su familia", no ha confirmado que Washington haya llegado a acuerdo alguno con Ankara sobre la liberación del religioso, tal y como señalaban informaciones de la cadena NBC News.

Según la citada cadena, las partes habrían acordado la retirada de algunos de los cargos presentados contra Brunson, así como su posterior puesta en libertad.

Varios altos cargos han indicado que no existe tal acuerdo. "Aún tenemos esperanza, pero la situación sigue su curso", han afirmado fuentes cercanas al asunto.

Este mismo jueves, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha insistido en que como presidente no está en posición de intervenir dado que la Justicia seguirá su curso.

"No estoy en posición de intervenir en el proceso judicial dado que Turquía es un Estado de derecho. Soy el presidente de la República de Turquía, que es una república democrática. Tengo que acatar lo que sea que digan los tribunales", ha aseverado el dirigente, que ha instado a los involucrados en el caso a acatar a su vez la decisión de las cortes.

Brunson, que ha vivido más de dos décadas en Turquía, está acusado de cargos de terrorismo y espionaje por sus supuestos vínculos con Gulen, al que el Gobierno turco señala como 'cerebro' del fallido golpe de Estado de 2016, y con la insurgencia kurda. Lleva detenido cerca de dos años y se enfrenta a una pena de hasta 35 años de cárcel.

Estados Unidos ha intentado mediar para conseguir su liberación, aunque sin éxito. El pasado mes de agosto, el Departamento del Tesoro dictó sanciones contra Turquía, que afectaron incluso a sus ministros de Interior y Justicia, provocando el desplome de la lira turca.

Pese a la ofensiva financiera de Washington, Erdogan sostiene que no puede intervenir en el caso porque sería una injerencia en el Poder Judicial. La próxima audiencia de Brunson está prevista para el 12 de octubre.