'La peor pesadilla de todo padre': la campaña del CICR sobre familias separadas por conflictos y desastres

Refugiados en Moria, Lesbos
ALKIS KONSTANTINIDIS/REUTERS
Actualizado 11/12/2017 12:48:20 CET

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

Uno de los principales cometidos del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) es ayudar a reunir a familias que han quedado separadas por la violencia, los conflictos o los desastres naturales y en los últimos cinco años ha visto cómo la cifra de las personas que requerían su ayuda alcanzaba un récord, con 74.000 familias actualmente a la espera de resolver su caso.

Solo el año pasado se abrieron 18.000 nuevos casos mientras que el número de familiares que han contactado con el CICR para pedir ayuda en la búsqueda de sus seres queridos se ha incrementado en un 90 por ciento entre 2012 y 2018, ha indicado el organismo.

Según sus datos, hay más de 15.000 niños desaparecidos, una cifra que supone el triple del número de casos que el CICR recibió en 2012. Solo en 2016, casi 6.500 familias acudieron al organismo a pedir ayuda para encontrar a sus hijos. Del total, unas 7.000 son niñas, después de que en 2016 se abrieran otros 2.000 casos. Estas cifras suponen un aumento del 80 por ciento en los último cinco años.

Por otra parte, cerca de 15.000 mujeres están siendo buscadas por sus familias con ayuda del CICR, más del doble que hace cinco años. Solo en 2016 se recibieron más de 5.000 nuevas solicitudes de ayuda por parte de familiares.

Sin embargo, según ha advertido el CICR, "esto es solo la punta del iceberg" puesto que la falta de una recogida precisa de datos supone que el número real de familias que están separadas seguramente sea mucho mayor.

CAMPAÑA DE SENSIBILIZACIÓN

En este sentido, el organismo con sede en Ginebra ha lanzado una campaña con la que busca sensibilizar sobre el problema y recaudar fondos para poder llevar a cabo esta actividad, aprovechando para ello la proximidad de las fiestas navideñas.

Para ello ha elaborado un vídeo en el que se muestran imágenes aparentemente tomadas por cámaras de seguridad en tiendas, parques y otros enclaves en las que se ve a padres, madres y abuelos desesperados tras perder momentáneamente de vista a sus hijos y su frenética búsqueda.

Al final del vídeo, se compara esta angustia con la separación prolongada durante años que sufren miles de familias en todo el mundo debido a conflictos o desastres y a las que el CICR ayuda a reunirse. De hecho, en los cinco últimos años han conseguido que 7.000 familias separadas volvieran a encontrarse.

"El dolor de perder a un hijo es la peor pesadilla de todo padre, pero para las familias afectadas por el conflicto, la violencia o los desastres naturales, es una cruel realidad que puede durar durante años", ha explicado Matt Clancy, portavoz del CICR.

"Los conflictos se están convirtiendo cada vez más prolongados y el mundo está siendo testigo actualmente del mayor movimiento de personas desde la Segunda Guerra Mundial", ha resaltado, incidiendo en que "estos factores están incrementando el riesgo de que las familias pierdan el contacto".

"Reunir a las familias es tan importante para la misión humanitaria como suministrar alimentos, cobijo o agua. Se trata de restaurar la dignidad de las personas y volver a conectarlas con las personas que quieren", ha destacado. "Además, en situaciones de conflictos armados, la reunificación familiar es un derecho en virtud del Derecho Internacional Humanitario", ha puntualizado Clancy.

El CICR lleva trabajando desde hace más de 100 años junto a sus socios del Movimiento de la Cruz Roja en reunir a las familias separadas. En muchos casos, esto es posible mediante una carta o una llamada telefónica, pero en otros se logra que vuelvan a reencontrarse en persona.