Actualizado 03/08/2016 20:37 CET

"La peor semana" de ataques contra centros sanitarios en Alepo

Consecuencias de un atentado en la ciudad siria de Alepo
ABDALRHMAN ISMAIL/REUTERS

WASHINGTON, 3 Ago. (EUROPA PRESS) -

La ciudad siria de Alepo ha sufrido "la peor semana" de ataques contra instalaciones sanitarias desde el inicio de la guerra, hace ya cinco años, con hasta seis en los últimos siete días, según ha denunciado este miércoles la ONG estadounidense Médicos por los Derechos Humanos (PHR, por sus siglas en inglés).

PHR ha indicado que entre el 23 y el 31 de julio seis hospitales han sido atacados en Alepo y sus alrededores, incluida una clínica infantil, donde murieron cuatro niños por los cortes en el suministro de oxígeno, y un centro médico de referencia ubicado en una zona opositora.

"Desde junio hemos visto un aumento de los ataques contra civiles en Alepo y contra las infraestructuras médicas que quedan en la región. Cada uno de estos ataques constituye un crimen de guerra", ha dicho el director de programas de PHR, Widney Brown.

Brown ha vinculado esta ofensiva contra los hospitales al sitio que las fuerzas leales al Gobierno de Bashar al Assad han iniciado sobre el este de Alepo al cortar la única vía de suministros, con el objetivo de obligar a la oposición a rendir las armas.

"Ahora que la población del este de Alepo está atrapada, Al Assad quiere verles sufrir y morir", ha afirmado, explicando que "destruir hospitales es lo mismo que firmar sentencias de muerte para las miles de personas" varadas en la ciudad siria.

Además, ha criticado los corredores humanitarios propuestos por Rusia. "Es absurdo pensar que la gente de Alepo va a confiar en un Gobierno que lleva matándoles los últimos cinco años (...) Estas rutas de escape ficticias son solo para que pueda dar rienda suelta a sus arsenales", ha sostenido.

Brown ha subrayado que "la campaña del Gobierno para matar médicos y destruir hospitales no es nueva". En lo que va de guerra, PHR ha documentado 373 ataques sobre 256 instalaciones sanitarias que se han saldado con 750 profesionales muertos.

"El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha fracasado a la hora de tomar medidas efectivas para detener estos crímenes y son los civiles los que están sufriendo los resultados" porque "los hospitales en una zona de guerra muchas veces son la única esperanza", ha lamentado.

Broen ha reclamado el pleno acceso de la ayuda humanitaria a Alepo. "Ahora, con cientos de miles de vidas en juego, todos los ojos están puestos en la ONU para ver si finalmente actúa o si va a dejar que una situación ya grave sea aún más letal", ha enfatizado.