Actualizado 11/12/2017 22:12 CET

Las personas transgénero podrán servir en el Ejército estadounidense desde el 1 de enero

Soldados de EEUU en Corea del Sur
LEE JAE WON / REUTERS

WASHINGTON, 11 Dic. (Reuters/EP) -

Una juez federal, Colleen Kollar-Kotelly, ha dictaminado este lunes que las personas transgénero podrán servir en el Ejército estadounidense a partir del 1 de enero, denegando de este modo la petición de la Administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que pretendía bloquear su presencia en las Fuerzas Armadas.

La juez del Distrito de Columbia ha rechazado así el recurso presentado contra su orden del 30 de octubre en la que pedía un retorno a la normativa adoptada durante el Gobierno de Barack Obama, que sí permitía a las personas transgénero alistarse en el Ejército. Además, ha añadido que veto a la normativa de Trump se debe a que ésta viola las garantías constitucionales a un juicio justo y una igual protección ante la ley.

Por el momento, el Pentágono ha indicado que se está preparando para permitir a las personas transgénero entrar en el Ejército de Estados Unidos a partir del 1 de enero, acatando así el dictamen de Kollar-Kotelly.

Anteriormente la Administración había argumentado que la fecha límite del 1 de enero era problemática porque miles de personas transgénero se verían obligadas a atenerse a los estándares médicos necesarios para procesar sus solicitudes, una situación para la que los militares aseguraban no estar preparados.

Sin embargo, Kollar-Kotelly ha rechazado estas afirmaciones, ya que a su juicio los preparativos para aceptar a transexuales en el Ejército ya estaban en marcha en el período del expresidente Barack Obama.

De acuerdo con la juez, "la directiva del secretario de Defensa que requería la preparación de los militares para empezar a permitir la incorporación de individuos transgénero fue emitida el 30 de junio de 2016, hace cerca de un año y medio".

Esta situación se produce después de que varios militares transgénero presentaran una demanda después de que Donald Trump anunciara en julio que prohibiría a este colectivo acceder al Ejército. Esta fue atendida por Kollar-Kotelly y derivó en la orden del pasado 30 de octubre.

En su memorándum presentado en agosto, Trump dio de plazo hasta marzo de 2018 para que se volviera a la política que prohibía abiertamente a los transexuales unirse al Ejército y para que autorizara su despido. Del mismo modo, se congeló el uso de fondos gubernamentales destinados a costear cirugías de reasignación de sexo para el personal en activo.

Para leer más