La Policía de Alemania trata el ataque contra un alto cargo del partido ultraderechista AfD como un caso de agresión

Publicado 10/01/2019 23:20:58CET

BERLÍN, 10 Ene. (DPA/EP) -

Las autoridades de la localidad de Bremen han afirmado este jueves que, si bien continúa la búsqueda del responsable de la agresión contra el líder del partido ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD) en la ciudad, Frank Magnitz, el caso no está siendo considerado como un intento de asesinato.

"Esto no fue un intento de asesinato", ha destacado el portavoz de la Fiscalía de la ciudad, Frank Passade, antes de agregar que el incidente está siendo tratado como un caso de agresión.

Magnitz fue atacado el lunes por la tarde en una plaza del centro de Bremen por tres encapuchados. El dirigente local fue hospitalizado en estado grave. Imágenes difundidas por la AfD le mostraban con un ojo hinchado y un corte que recorre la mayoría de la frente.

El partido ultraderechista informó en un primer momento de que Magnitz había sido golpeado en la cabeza con un palo de madera, pero los investigadores han descartado esta hipótesis.

"Estamos trabajando bajo la presunción de que todas las heridas son atribuibles únicamente a la caída" que sufrió al ser atacado por los tres encapuchados, dijo el miércoles Passade.

El Ministerio Público ha difundido un vídeo del momento en el que se ve la agresión y cómo Magnitz cae al suelo pero no que sea golpeado con un palo.

En este sentido, Passade ha indicado que las personas que ayudaron a Magnitz estaban de espaldas al político en el momento del suceso. "No vieron el incidente", ha señalado.

Los investigadores sospechan que fue un ataque con motivaciones políticas. Para el líder de la AfD, Alexander Gauland, no hay duda. "Es el resultado de los intentos por marginarnos", dijo el martes.

La AfD nació como un partido euroescéptico pero ha evolucionado hasta caracterizarse por su discurso antiinmigración. En las elecciones federales de 2017, logró entrar por primera vez al Parlamento y lo hizo como principal fuerza opositora, por detrás de conservadores y socialdemócratas, que gobiernan en coalición.

Un portavoz de la AfD ha ratificado que el ataque contra Magnitz es tan solo el último de una serie de asaltos contra miembros de la formación política. En los últimos días, un explosivo estalló a las puertas de una de sus sedes, mientras que en otras han aparecido pintadas.

Contador