La Policía de California utiliza páginas web de genealogía para casos de violación en la década de 1990

Publicado 12/01/2019 4:46:32CET

LOS ÁNGELES, 12 Ene. (Reuters/EP) -

Un hombre ha sido detenido en California en relación a unas violaciones cometidas en la década de 1990, después de que su ADN fuera vinculado con escenas del crimen a través de páginas web de genealogía, según ha informado este viernes la Policía del estado norteamericano.

Los agentes utilizan ahora páginas web para seguir los árboles genealógicos, buscando parientes que se ajusten aproximadamente al perfil del presunto delincuente.

Kevin Konher, de 53 años, fue puesto bajo custodia policial este jueves y fue acusado de violación, secuestro y abuso sexual infantil, según ha sañalado la portavoz del sheriff del condado de Orange, Carrie Braun. Una de las víctimas tenía nueve años en el momento de la violación.

Konther ha sido identificado como sospechoso por los detectives utilizando técnicas similares a las usadas en los últimos años para resolver delitos mayores. En 2018, un exagente de Policía de 73 años fue detenido por una serie de asesinatos y violaciones cometidos en California en los años 70 y 80.

Braun ha indicado que al investigar las violaciones de los años 90 cometidos en el condado de Orange, los investigadores compararon muestras de ADN recogidas en dos escenas de crimen con las halladas en páginas web utilizadas para que la gente pueda rastrear su ascendencia.

Tanto Konther como su hermano gemelo fueron detenidos este jueves antes de que los agentes identificaran a Konther como el sospechoso y liberaran a su hermano, que no ha sido identificado públicamente. Braun se ha negado a nombrar la página web utilizada que condujo al sospechoso.

La víctima de nueve años fue violada por un hombre que la llevó a una zona boscosa en octubre de 1995 en Lake Forest, California, según ha informado el departamento del sheriff.

Tres años después, una mujer de 31 años que corría por un sendero en Mission Viejo, también en California, fue arrastrada a unos arbustos por un hombre que la violó y después huyó.

Ambas víctimas informaron sobre los ataques a la Policía, pero durante más de dos décadas, el ADN recogido en las escenas de los crímenes no coincidió con ningún sospechosos en la base de datos del FBI.

Contador