Publicado 18/01/2021 00:42CET

La Policía holandesa dispersa con cañones de agua una manifestación no autorizada contra el Gobierno de Rutte

La Policía holandesa disuelve una manifestación no autorizada contra el Gobierno en la plaza de los Museos, en el sur de Amsterdam.
La Policía holandesa disuelve una manifestación no autorizada contra el Gobierno en la plaza de los Museos, en el sur de Amsterdam. - Robin Van Lonkhuijsen/ANP/dpa

MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Policía de Amsterdam ha dispersado este domingo una manifestación no autorizada en la Museumplein, la plaza de los Museos, con cañones de agua y cargas a caballo, que había reunido a cerca de 2.000 personas para protestar contra el recién dimitido Gobierno del primer ministro, Mark Rutte, por un escándalo relacionado con el reparto de unas ayudas sociales.

Bajo el lema '¡Nunca más votéis el Gabinete Rutte!', entre 1.500 y 2.000 personas se reunieron en frente del Rijksmuseum, pese a la prohibición de las autoridades de la capital holandesa, como parte del paquete de medidas para evitar más contagios de coronavirus.

Entre los manifestantes, quienes no portaban mascarillas, había simpatizantes del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tal y como reflejaban algunas de las pancartas que se blandieron, así como partidarios de las teorías de la conspiración y antivacunas, informa la prensa holandesa.

Las autoridades han confirmado la detención de varias personas, aunque no ha precisado el número exacto de los arrestados. La emisora NOS ha informado de que la Policía ha tenido dificultades para hacer retroceder a los manifestantes, quienes lanzaron fuegos artificiales contra los agentes.

La protesta, organizada por el movimiento 'Nederland en resistencia', no contaba con la autorización de las autoridades de Amsterdam, quienes la semana pasada habían propuesto sin éxito trasladar la movilización hacia Westerpark, un parque urbano situado en el noroeste del centro de la ciudad, con un tiempo de duración de dos horas y con una participación de 500 personas como máximo.

El pasado viernes el Gobierno de Países Bajos presentó su dimisión tras verse cercado por un escándalo sobre ayudas sociales, después de que se haya confirmado que numerosas familias se vieron obligadas a devolver dinero tras ser acusadas de fraude de forma injustificada.

La dimisión del gabinete llega a poco más de dos meses de las elecciones parlamentarias, previstas para el 17 de marzo y en las que el partido de Rutte, el Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD), figura de nuevo como favorito. El mandatario ha descartado que tenga pensado dimitir como líder de su formación política.

El primer ministro ya había adelantado que seguiría en funciones pasara lo que pasara, entre otras razones para evitar un vacío en plena pandemia de COVID-19. El monarca debe ahora estudiar la dimisión y, en principio, pedirá al Gobierno que se mantenga de forma interina a la espera de la celebración de los comicios de marzo.

Para leer más