Actualizado 28/11/2018 14:34 CET

El presidente afgano anuncia el equipo que negociará la paz con los talibán

Ashraf Ghani, presidente de Afganistán
REUTERS / DENIS BALIBOUSE

GINEBRA, 28 Nov. (Reuters/EP) -

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, ha anunciado este miércoles que ha formado un equipo negociador de doce integrantes para tratar de buscar un acuerdo de paz que incluya a los talibán en una sociedad democrática e inclusiva que respete los derechos de las mujeres.

"Estoy encantado de anunciar hoy que después de varios meses de intensivas consultas con nuestros ciudadanos en todo el país, hemos formulado una hoja de ruta para las negociaciones de paz", ha indicado Ghani durante una conferencia sobre Afganistán en Ginebra auspiciada por la ONU.

"Hemos formado los órganos necesarios y los mecanismos para buscar un acuerdo de paz. Ahora vamos a seguir adelante al siguiente capítulo del proceso de paz", ha señalado.

"Buscamos un acuerdo de paz en el que los talibán afgano sean incluidos en una sociedad democrática e inclusiva", ha dicho Ghani, que ha añadido que cualquier acuerdo deberá cumplir una serie de condiciones, incluido el respeto de los derechos de las mujeres.

Según recogen los medios afganos, el equipo negociador estará liderado por el jefe de gabinete de Ghani, Abdul Salam Rahimi, e incluirá al ministro de Educación, Mohamad Mirwais Balkhi, y la ministra de Información y Cultura, Hasina Safi, además de un miembro de la Dirección Nacional de Seguridad, miembros de las dos cámaras del Parlamento, el gobernador de la provincia de Paktia y un miembro del Tribunal Supremo, entre otros.

El presidente ha explicado que su jefe de gabinete estará al frente del equipo negociador y también podría haber una junta asesora, que incluiría a nueve comités distintos y representativos, para que aportaran a las negociaciones.

"Las elecciones presidenciales en la primavera son clave para unas negociaciones de paz exitosas. El pueblo afgano necesita un gobierno elegido con un mandato para obtener la ratificación, aplicar el acuerdo de paz y liderar el proceso de reconciliación de la sociedad", ha añadido Ghani.

CINCO AÑOS DE IMPLEMENTACIÓN

"La implementación llevará un mínimo de cinco años para reintegrar a seis millones de refugiados y desplazados internos", ha subrayado. Según el presidente, las medidas para el restablecimiento de la confianza tendrán que producirse al principio, dentro del primer año. El presidente ha señalado que la oferta de paz es incondicional pero la paz esta condicionada a la aceptación de la sociedad afgana.

Por su parte, el primer ministro, Abdulá Abdulá, ha indicado que el proceso en cinco fases comenzará por un diálogo entre afganos, seguido por discusiones con Pakistán y Estados Unidos, luego los actores regionales, el mundo árabe islámico y en último término los países de la OTAN y los que no son miembros de la Alianza.

"El objetivo de todos y cada uno de los esfuerzos por parte de nuestros socios tiene que ser animar a los talibán a que vengan a la mesa de negociación con el Gobierno afgano y pongan todo sobre la mesa", ha sostenido.

Por su parte, el subsecretario de Estado norteamericano, David Hale, ha celebrado el anuncio. "Ha llegado el momento para planear un Afganistán de paz", ha dicho en su intervención durante la conferencia.

Hale ha instado a los talibán a comprometerse a un alto el fuego y designar su propio equipo negociador, pero también ha advertido de que las presidenciales deben gestionarse mejor que las parlamentarias del mes pasado. Tanto afganos como donantes estarán atentos a si los fallos técnicos son corregidos en las próximas presidenciales", ha señalado.

El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, también ha expresado sus temores respecto a las elecciones y ha llamado a un dialogo entre los afganos amplio, asegurando que a Rusia le preocupa el deterioro de la situación política y militar. Debería haber una cooperación más estrecha contra la rama afgana de Estado Islámico, que amenaza a toda la región, ha añadido Lavrov.

Por su parte, el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, ha destacado que la presencia de Estado Islámico y la radicalización de los grupos locales son un nuevo reto, pero la presencia militar extranjera siempre ha causado inestabilidad y servido como base de reclutamiento para los extremistas.

Zarif ha advertido de que nadie ganará por introducir a extremistas en Afganistán como hicieron en Siria e Irak. "Esta horrible tendencia necesita parar antes de que llegue a proporciones catastróficas", ha añadido.

Para leer más