El presidente del Parlamento de Irak dice que el país "avanza hacia el abismo"

Actualizado 23/05/2013 10:48:25 CET

MADRID, 23 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Parlamento de Irak, Osama al Nujaifi, ha expresado este miércoles su preocupación por lo que ha descrito como "un avance hacia el abismo" del país, al tiempo que ha abogado por recolocar el proceso político "en el buen camino", según ha informado la agencia iraquí de noticias NINA.

Las declaraciones de Al Nujaifi han trascendido tras la reunión que ha mantenido durante la jornada con el presidente de la región semiautónoma del Kurdistán, Masud Barzani, quien ha expresado su "preocupación" por "el aumento de los desacuerdos", así como por "el deterioro de la situación política y de seguridad".

"Hace un año advertimos de lo que está ocurriendo ahora y ya dijimos que la situación avanzaría hacia una situación de más tensión y autocracia", ha dicho Barzani. "Todos estos problemas han sido causados por las violaciones de la Constitución y los desacuerdos en el principio de amistad", ha recalcado.

El martes, Al Nujaifi criticó duramente al primer ministro, Nuri al Maliki, y le acusó de "ignorar de forma persistente el derramamiento de sangre de los iraquíes" y de "divertirse fomentando crisis".

"Desearíamos que Al Maliki abriera los casos que está aplazando y que no instigue la violación de la Constitución y las leyes", espetó Al Nujaifi durante una rueda de prensa celebrada en el Parlamento.

En este sentido, valoró la no comparecencia de Al Maliki a la sesión parlamentaria especial celebrada durante la jornada para analizar la crisis política que atraviesa el país como "una violación de la Constitución".

Al Nujaifi, que pertenece a la rama suní del Islam, ha sido uno de los altos cargos iraquíes más críticos con la actuación al frente del Gobierno de Al Maliki.

La situación política ha deteriorado en el país árabe tras el viaje del presidente, Jalal Talabani, a Alemania para recibir tratamiento médico tras sufrir un infarto en diciembre.

En respuesta a las mismas, Al Maliki ha advertido que no tolerará de forma indefinida las manifestaciones contra el Gobierno. Sin embargo, hizo en enero una concesión a las demandas populares al comprometerse a liberar a varias mujeres que se encuentran encarceladas en el país.

Las tensiones se incrementaron en abril tras el asalto militar contra un campamento de protesta en la ciudad de Hawiya que saldó con 53 muertos y 110 heridos. En los días siguientes, residentes de varias localidades predominantemente suníes anunciaron la formación de "fuerzas militares" para responder a las operaciones.

El balance provisional de la violencia sectaria elaborado por el Centro de Recuento de Irak señala que 1.365 personas han muerto en los enfrentamientos desde marzo de 2013.