El presidente de Túnez defiende enmendar la Constitución para devolver poderes a la Presidencia

El presidente de Túnez, Beji Caid Essebsi
ZOUBEIR SOUISSI/REUTERS - Archivo
Publicado 20/03/2019 20:06:25CET

MADRID, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Túnez, Beyi Caid Essebsi, ha defendido este miércoles la posibilidad de enmendar la Constitución para dar un mayor poder a la Presidencia, en un nuevo enfrentamiento con el primer ministro, Yusuf Chahed.

"Si el presidente de la República no tiene realmente el Poder Ejecutivo, esto debe tenerse en cuenta en el futuro", ha sostenido, en el marco de un discurso por el 63º aniversario de la independencia del país.

La Carta Magna, aprobada en 2014 tras la caída en 2011 de Zine el Abidine ben Alí, reduce de forma significativa los poderes de la Presidencia y da un mayor peso al primer ministro y el Parlamento.

Sin embargo, las disputas entre Essebsi y Chahed desde hace un año han llevado al presidente a apostar por una nueva modificación de la Constitución en beneficio de la Presidencia, antes de las elecciones parlamentarias de octubre y las presidenciales de noviembre.

El mandatario reclamó a Chahed que presentara su dimisión tras las disputas en el seno de Nidaa Tounes debido a las críticas al líder de la formación, Hafedh Caid Essebsi, hijo del presidente.

En respuesta, Chahed alcanzó una nueva coalición con el islamista Ennahda para formar Gobierno, lo que recibió el apoyo del Parlamento. Posteriormente, el primer ministro y decenas de miembros del partido Nidaa Tounes abandonaron la formación y crearon Tahya Tounes.

Durante sus declaraciones, Essebsi ha denunciado que la remodelación del Ejecutivo a través del acuerdo con Ennahada fue "ilegal" y ha resaltado que él no dio su apoyo, lo que, a su juicio, es una prueba de que la Presidencia ha quedao sin responsabilidades.

"El poder ejecutivo es ejercido por el presidente y el Gobierno liderado por un primer ministro", ha dicho, citando el artículo 71 de la Constitución, según ha recogido la agencia estatal tunecina de noticias, TAP.

El país norteafricano ha sido aclamado como el único éxito democrático de la Primavera Árabe porque las protestas prodemocráticas forzaron la salida del poder de Ben Alí sin desencadenar en el tipo de convulsiones violentas en Siria y Libia.

Pero desde 2011, cerca de una decena de gobiernos no han podido resolver los problemas económicos del país, que incluyen la alta inflación y desempleo, y la impaciencia está aumentando entre los prestamistas, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), que han mantenido al país a flote.

Para leer más