Actualizado 17/04/2013 10:57

Presos palestinos iniciarán huelga de hambre en apoyo al reo Al Issawi

JERUSALÉN, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Club de Prisioneros Palestinos (PPC) ha anunciado que los reos de la cárcel de Hadarim comenzarán este miércoles una huelga de hambre abierta en solidaridad con el preso Samer al Issawi, quien lleva más de siete meses en huelga de hambre en protesta por su detención.

La organización ha indicado que los presos, entre los que se encuentra un hermano de Al Issawi, no pondrán fin a su huelga de hambre hasta que las autoridades israelíes le liberen, según ha informado la agencia palestina de noticias Maan.

Este mismo martes, el abogado del PPC Jawad Bulos ha indicado que las autoridades israelíes han aumentado sus esfuerzos para convencer a Al Issawi de que abandone su protesta. Así, ha manifestado que varios negociadores israelíes están presionando al reo para que acepten sus propuestas.

Al Issawi forma parte del grupo de 1.027 prisioneros palestinos que fueron liberados por Israel en 2011 a cambio de la entrega del soldado Gilad Shalit, quien fue capturado en junio de 2006 por miembros de las Brigadas Al Qassam --brazo armado de Hamás-- y de los Comités de Resistencia Popular. Sin embargo, Al Issawi fue arrestado de nuevo posteriormente, al igual que otros trece palestinos.

La semana pasada, el Gobierno de Israel ofreció al preso un acuerdo que incluye su exilio a un país miembro de Naciones Unidas. El portavoz de la oficina del primer ministro israelí, Ofir Gendelman, afirmó que la oferta fue presentada debido al mal estado de salud que sufre el reo.

En respuesta, el ministro de Asuntos Penitenciarios de la Autoridad Palestina, Issa Qaraqe, indicó que Al Issawi rechazó la oferta y que insistió en su derecho a regresar a su localidad de residencia, Jerusalén.

En marzo, el Centro Palestino para los Derechos Humanos (PCHR) denunció que la deportación de presos palestinos por parte de Israel supone una violación de las Convenciones de Ginebra.

La organización argumentó que la deportación forzosa es una forma de castigo colectivo prohibida por la Cuarta Convención de Ginebra, que prohíbe "la transferencia forzosa, individual o masiva, así como la deportación de personas protegidas de un territorio ocupado al territorio del poder ocupante o a cualquier otro país, ocupado o no".

Apenas días antes, la familia de Al Issawi entregó una carta al representante de la UE en Jerusalén Este para solicitar su liberación. La entrega de la misiva fue llevada a cabo en presencia de representantes de varios partidos palestinos y de familiares de otros presos.

En respuesta, la UE indicó que Israel debe responder a la carta en el plazo de 48 horas, al tiempo que apuntó que la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, se puso en contacto con Tel Aviv para iniciar conversaciones sobre la liberación de Al Issawi.

Por otra parte, un grupo de presos palestinos ha enviado una carta al primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, para solicitar ser reconocidos como presos de guerra en un plazo de 45 días y han advertido de que aumentarán las protestas para conseguirlo en caso de que no se cumpla su petición.

El presidente del PPC, Qadura Fares, ha subrayado que la solicitud ha sido presentada en base a la inclusión en 2012 de Palestina como Estado observador no miembro en Naciones Unidas.