El primer ministro de Australia dice que la llamada de Trump fue una charla "sin novedad"

Publicado 02/10/2019 9:30:35CET
El primer ministro de Australia, Scott Morrison, en un acto en Chicago
El primer ministro de Australia, Scott Morrison, en un acto en Chicago - Mick Tsikas/AAP/dpa

SÍDNEY, 2 Oct. (Reuters/EP) -

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, ha asegurado que la llamada en la que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le pidió ayuda en una investigación sobre el origen de las pesquisas del fiscal especial Robert Mueller en torno a la injerencia rusa en las presidenciales estadounidenses de 2016 fue una charla "sin novedad".

En una entrevista con Sky News, Morrison ha dicho que la conversación telefónica que mantuvo con Trump en septiembre fue básicamente una charla normal, amable y breve. La conversación, que tuvo lugar después de la visita oficial de Morrison a la Casa Blanca, fue revelada públicamente este martes.

"El presidente me contactó y me pidió un punto de contacto entre el Gobierno australiano y el fiscal general de Estados Unidos, algo que yo estaba feliz de poder hacer basándome en que era algo que ya nos habíamos comprometido a hacer antes", ha asegurado Morrison, en su primera declaración pública sobre la llamada con Trump que ahora se ha puesto en cuestión en el marco de la polémica por la llamada del mandatario estadounidense al presidente ucraniano, Volodimir Zelenski. "Fue básicamente una conversación sin novedad", ha señalado.

El lunes, el periódico 'The New York Times' informó de Trump presionó a Morrison con una llamada en la que le solicitó que facilitara una investigación del fiscal general estadounidense, William Barr, que podría desacreditar la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la injerencia rusa en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016.

Citando dos fuentes diferentes conocedoras de la conversación telefónica entre Trump y Morrison, el rotativo neoyorquino señaló que la llamada se produjo en las últimas semanas y que en la misma Trump pidió explícitamente a Morrison ayuda. Barr habría pedido a Trump que hablara con Morrison, según una de las fuentes.

Australia habría informado al FBI estadounidense de que el Gobierno ruso insinuó a la campaña de Trump que podría publicar información dañina para su rival, Hillary Clinton.

La petición supone que Trump solicitaba en la práctica a Morrison investigar las pesquisas iniciadas por las autoridades estadounidenses sobre la injerencia rusa en los comicios que llevaron a Trump a la Casa Blanca.

La investigación de Mueller no encontró suficientes pruebas para establecer si Trump y su equipo de campaña estuvieron implicados en una conspiración criminal con Rusia pero no llega a una conclusión sobre si el mandatario había incurrido en un delito de obstrucción a la justicia. El documento de conclusiones fue tomado por Trump como su "total y completa exoneración", algo que Mueller rechazó en su posterior comparecencia en sede parlamentaria.

Contador