El primer ministro libio rechaza volver a sentarse a negociar con el 'señor de la guerra' Haftar

Publicado 16/06/2019 21:23:17CET
REUTERS / ZUBEIR SUISI

TRÍPOLI, 16 Jun. (Reuters/EP) -

El primer ministro del Gobierno libio reconocido por la comunidad internacional, Fayez al Serraj, ha manifestado este domingo su rechazo a sentarse a negociar con el 'señor de la guerra' Jalifa Haftar, cuyas tropas asedian la capital, Trípoli, desde dos meses.

"No voy a sentarme otra vez con esta persona poerque lo que ha hecho en los últimos años demuestra que no es un compañero para el proceso político", ha afirmado Serraj desde su oficina en Trípoli en una entrevista con Reuters.

Serraj se ha reunido en hasta seis ocasiones con Haftar en los últimos años. El último encuentro fue en febrero de este mismo año en Abu Dhabi en una iniciativa patrocinada por potencias extranjeras para intentar lograr una solución política al conflicto entre los gobiernos de Trípoli y de Tobruk, cuyas milicias lidera Haftar con el apoyo de Francia, Egipto y Emiratos Árabes Unidos.

"Solo estaba intentando ganar tiempo", ha asegurado Serraj, quien ha recordado que Haftar ha enviado aviones para bombardear Trípoli. Así, ha destacado que las milicias afines al Gobierno de Trípoli seguirán impidiendo el avance de Haftar y ha advertido que si lograra el poder se convertiría en otro dictador como Muamar Gadafi, depuesto en 2011 tras una revuelta e insurrección armada. "Nuestro objetivo principal es defender Trípoli. En los próximos días habrá noticias positivas (...), avances", ha afirmado Serraj.

Países como Francia han planteado un alto el fuego incondicional, pero no ha habido una presión real sobre Haftar. "No puedes pedir un alto el fuego a la persona que se está defendiendo", ha argumentado Serraj, que defiende en cambio el borrador de plan de la ONU para una conferencia nacional que permita la celebración de elecciones a finales de año. "Los libios deben juntarse para superar la lucha por el poder", ha remachado Serraj.

El primer ministro ha destacado además la necesidad de que la industria petrolera siga funcionando porque "hay peligros procedentes de la otra parte que han convertido los puertos en posiciones militares". Estos puertos son fundamentales para la exportación del crudo y están mayoritariamente bajo control del Ejército Nacional Libio de Haftar.

Haftar lanzó una ofensiva a principios de abril sobre la capital, aunque sus fuerzas permanecen bloqueadas en el flanco sur. Más de 400 personas han perdido la vida en el marco de estos combates, que han forzado también a más de 50.000 personas a abandonar sus hogares, según un balance de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para leer más