El principal clérigo chií de Irak pide al Gobierno que responda a las exigencias de los manifestantes en Basora

Poster del clérigo Alí al Sistani
REUTERS / ALAA AL-MARJANI - Archivo
Publicado 07/09/2018 14:54:10CET

MADRID, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

El clérigo chií más importante de Irak, el ayatolá Alí al Sistani, ha reclamado este viernes al Gobierno que dé respuesta a las reclamaciones de los manifestantes en la localidad de Basora (sur), en la que han muerto diez personas a causa de la represión de las protestas de los últimos días.

Ahmed al Safi, un ayudante de Al Sistani, ha dicho en un discurso leído en nombre del ayatolá iraquí que "la ciudad de Basora necesita muchos servicios y sufre problemas reales que no son superficiales".

"La infraestructura está en muy mal estado, por lo que es necesaria una verdadera voluntad política del Gobierno para poner fin a la corrupción", ha señalado, tal y como ha informado la cadena de televisión local Al Sumaria.

Asimismo, Al Sistani ha reclamado una mayor inversión en la ciudad, al tiempo que ha hecho un llamamiento a mantener las manifestaciones "pacíficas" en la ciudad hasta que las autoridades den soluciones.

"Los fracasos de los líderes políticos iraquíes en los últimos años han causado la ira de la gente de Basora", ha resaltado, antes de subrayar que "esta realidad no puede cambiar si el próximo Gobierno es formado siguiendo los mismos criterios del pasado", según ha recogido la agencia británica de noticias Reuters.

El Parlamento de Irak celebrará este sábado una reunión de emergencia para abordar las últimas protestas en la localidad en la que participará el primer ministro del país, Haider al Abadi.

El anuncio ha sido realizado un día después de la muerte de tres personas durante la cuarta jornada consecutiva de protestas en Basora, en la que fueron incendiados varios edificios gubernamentales, sedes de partidos políticos y la de la televisión pública Al Iraqiya.

En respuesta, las autoridades anunciaron un toque de queda a partir de las 22.30 (hora local). Durante el jueves decretaron un toque de queda a partir de las 15.00 horas, si bien fue cancelado minutos antes de entrar en vigor.

Naciones Unidas expresó el miércoles su "grave preocupación" por la muerte de al menos cinco personas el martes a causa de la represión de las protestas y pidió a las autoridades que dieran respuesta a las exigencias de los manifestantes.

Así, el representante especial de la Secretaría General de la ONU para Irak, Jan Kubis, solicitó a los parlamentarios, que juraron sus escaños el lunes, que "asuman sus tareas" y "actúen con responsabilidad y sin retrasos" de cara a la formación de un Gobierno "nacional, patriótico y favorable a las reformas".

Las manifestaciones se han extendido a otras provincias del país, donde miles de personas han salido a las calles para reclamar mejoras en los servicios básicos y más oportunidades laborales, así como incrementar la lucha contra la corrupción y una mayor transparencia.

A pesar de que Al Abadi suspendió en agosto al ministro de Electricidad ante los continuos cortes del suministro en el sur del país, los manifestantes han continuado sus movilizaciones ante la parálisis en el proceso de formación del nuevo gobierno.

La sesión parlamentaria del lunes, la primera tras las elecciones de mayo, fue aplazada después de que dos coaliciones aseguraran contar con la mayoría de los escaños y el derecho a formar Gobierno. El Tribunal Supremo Federal tendrá que pronunciarse sobre la situación en 15 días.