El principal líder rebelde llega a Yuba para hablar con Kiir sobre la aplicación del acuerdo de paz en Sudán del Sur

Publicado 14/01/2020 17:34:29CET
Salva Kiir y Riek Machar
Salva Kiir y Riek Machar - PRESIDENCIA DE SUDÁN DEL SUR - Archivo

MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

El principal líder rebelde de Sudán del Sur, Riek Machar, ha regresado este martes a la capital del país, Yuba, para una nueva ronda de conversaciones con el presidente, Salva Kiir, sobre la aplicación del acuerdo de paz alcanzado a finales de 2018.

Machar, quien reside en Sudán, ha llegado a la capital en un avión acompañado del 'número dos' del Consejo Soberano sudanés, Mohamed Hamdan Dagalo, conocido como 'Hemedti', según ha informado la emisora local Radio Tamazuj.

Las conversaciones se centrarán nuevamente en la disputa sobre el número de estados que componen el país y sus fronteras, uno de los principales obstáculos a la hora de poner en marcha el acuerdo de paz.

El asesor de la Presidencia para Asuntos de Seguridad, Tut Gatluak, ha manifestado que las conversaciones contarán con la mediación del vicepresidente sudafricano, David Mabuza, al tiempo que ha expresado su deseo de que los contactos deriven en avances.

La reunión estaba prevista para el 20 de diciembre, si bien fue aplazada debido a que Mabuza no había podido llegar a Sudán del Sur para participar en el encuentro, según dijo Pouk Both Baluang, director de comunicaciones del Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán-En Oposición (SPLM-IO).

El acuerdo de paz firmado en septiembre de 2018 entre el Gobierno y los principales grupos rebeldes contemplaba la formación de un gobierno de unidad para mayo de este año que llevara al país a la celebración de elecciones en un plazo de tres años.

Sin embargo, retrasos en la unificación de fuerzas, entre otros aspectos, forzaron una prórroga hasta el 12 de noviembre, si bien Kiir y Machar acordaron el pasado 7 de noviembre en Uganda aplazar por 100 días la formación del gobierno de unidad con el fin de resolver las cuestiones pendientes.

El presidente y el principal líder rebelde acordaron en diciembre que el gobierno de unidad será formado en el plazo previsto independientemente de si se resuelven todas sus diferencias, según anunció el propio mandatario.

En un comunicado posterior, la Presidencia indicó que ambos habían acordado acelerar la aplicación de las disposiciones de seguridad del acuerdo de paz y establecer un fondo humanitario para ayudar a los desplazados internos y a los refugiados que regresan de forma voluntaria.

En este sentido, Machar explicó que habían pactado el traslado de las fuerzas a los lugares de acuartelamiento, así como en entrenamiento y formación de un ejército unificado. Este punto ha sido uno de los principales escollos en la negociación, ya que supone la fusión de las fuerzas rebeldes con las gubernamentales.

Por otra parte, el antiguo vicepresidente reconoció que la cuestión sobre el número de estados que conformarán el país --uno de los principales puntos de fricción en las últimas semanas-- aún estaba pendiente. "Hemos hablado sobre el número de estados y las fronteras pero no hemos llegado a un acuerdo sobre los estados", comentó.

Cuando Sudán del Sur se convirtió en el país más joven del mundo en 2011 contaba con diez estados. En 2014, tras el estallido del conflicto, Machar llamó a volver a dividir los estados, creando 21, tras lo cual Kiir creó 28 estados y posteriormente amplió la cifra a 32, un gesto que ha sido visto como una manera de favorecer a su base de apoyo.

Contador

Para leer más