Publicado 27/07/2021 15:22CET

El principal partido de Túnez tilda de "inconstitucionales" las decisiones del presidente y pide un diálogo

Archivo - El presidente del Parlamento de Túnez y líder del partido islamista Ennahda, Rachid Ghanuchi
Archivo - El presidente del Parlamento de Túnez y líder del partido islamista Ennahda, Rachid Ghanuchi - Chokri Mahjoub/ZUMA Wire/dpa - Archivo

MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El principal partido político de Túnez, el islamista Ennahda, ha tildado este martes de "inconstitucionales" las últimas decisiones del presidente del país, Kais Saied, quien se ha arrogado todas las competencias tras suspender el Parlamento y cesar al primer ministro, Hichem Mechichi, al tiempo que ha abogado por un diálogo para superar la crisis.

Ennahda ha indicado en un comunicado publicado a través de la red social Facebook por su líder y presidente del Parlamento tunecino, Rachid Ghanuchi, que las "medidas excepcionales" decretadas por Saied suponen "un golpe contra la Constitución y las instituciones", por lo que ha pedido al presidente que "se retracte" y dé marcha atrás.

Así, ha pedido "intensificar las consultas sobre los últimos acontecimientos" para "preservar los avances democráticos y volver lo antes posible a las condiciones constitucionales y al funcionamiento normal y legal de las instituciones del Estado".

Ennahda, el partido con más representantes en el Parlamento, ha aplaudido además el papel del Ejército y las fuerzas de seguridad, que ha descrito como "un símbolo de unidad y soberanía", y ha reiterado la necesidad de que "se distancien de las disputas y rivalidades políticas".

Por otra parte, ha ensalzado igualmente a los que se han manifestado "pacíficamente" contra el Gobierno durante los últimos días y ha advertido el peligro que suponen los discursos que incitan a la violencia, antes de insistir en la necesidad de un "diálogo nacional" para hacer frente a la crisis política, económica y sanitaria.

Durante la jornada, la Unión Europea ha señalado que sigue de cerca los acontecimientos en Túnez y ha pedido restablecer las instituciones y la actividad parlamentaria lo antes posible, sin pronunciarse sobre si la deriva en el país puede afectar a los fondos que Europa canaliza al país norteafricano.

Por su parte, el presidente de la Comisión de la Unión Africana (UA), Moussa Faki Mahamat, ha dicho en un comunicado que "sigue de cerca" la situación en Túnez y ha trasladado el compromiso del organismo con "el respeto estricto a la Constitución tunecina, el mantenimiento de la paz, el rechazo a todas las formas de violencia y la promoción del diálogo político para resolver los problemas, al tiempo que se responde a las legítimas aspiraciones del pueblo tunecino, especialmente de los jóvenes".

En las últimas horas, el presidente tunecino ha cesado también a los ministros de Defensa, Interior y Justicia y además ha decretado un toque de queda hasta el 27 de agosto y prohibido las reuniones de más de tres personas en espacios públicos.

Mechichi se ha pronunciado además para aceptar su cese por parte de Saied. "Entregaré la responsabilidad a quien elija el presidente para encabezar el Gobierno dentro del año de deliberaciones que viene siguiendo nuestro país desde la revolución", dijo el lunes.

Aunque la Constitución de Túnez no permite la disolución del Parlamento, sí avala la suspensión de sus funciones durante un periodo de 30 días, algo a lo que se ha acogido el presidente del país para justificar su decisión, en medio de las denuncias sobre un golpe de Estado.

La decisión de Saied llegó después de la jornada de protestas del domingo las principales ciudades del país contra la gestión del Gobierno de Mechichi de la crisis sanitaria y la económica, ahondada aún más por la pandemia del coronavirus.

Para leer más