27 de febrero de 2020
 
Publicado 25/10/2018 21:58:14CET

Los principales líderes opositores acordarán antes del 15 de noviembre un candidato común a las presidenciales en RDC

MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los representantes de siete de los principales partidos de la oposición de República Democrática del Congo (RDC) han anunciado este jueves que trabajan para acordar antes del 15 de noviembre un candidato común de cara a las presidenciales de diciembre.

En un comunicado publicado tras dos días de reuniones en la capital de Sudáfrica, Pretoria, los opositores han confirmado además que no boicotearán los comicios, que se celebrarán dos años después del fin del mandato del presidente, Joseph Kabila.

En el mismo, han reclamado a las autoridades "la organización de elecciones libres, creíbles, inclusivas, transparentes y tranquilas" y han solicitado nuevamente que no se utilice la controvertida máquina de votación electrónica y se revise el censo.

Asimismo, han solicitado a la comunidad internacional que se implique "para una buena organización de las elecciones" y han hecho un llamamiento a la población "a la vigilancia y la movilización para obtener una alternancia realmente democrática".

Los firmantes del documento son Félix Tshisekedi, Moise Katumbi, Jean-Pierre Bemba, Martin Fayulu, Vital Kamerhe, Adolphe Muzito y Freddy Matungulu, quienes han mantenido ya varios encuentros en los últimos meses de cara a las presidenciales. De los participantes, únicamente Tshisekedi y Kamerhe están en la lista de candidatos.

Alrededor de 40 millones de personas se encuentran inscritas para votar en las elecciones en el país, que no ha conocido hasta la fecha una transición pacífica de poder.

El presidente, Joseph Kabila, anunció recientemente que no presentará su candidatura a los comicios, tras el fin de su segundo y último mandato en diciembre de 2016.

Los constantes retrasos en la convocatoria de elecciones han sumido el país en el caos y en la violencia política, que se ha cobrado las vidas de decenas de personas y causado que partes del país hayan acabado en manos de insurgentes que han amenazado con seguir la lucha hasta que el presidente, quien lleva en el cargo desde 2001, abandone el poder.