Actualizado 17/05/2007 00:00 CET

El príncipe Harry finalmente no servirá en Irak, según el jefe de Estado Mayor británico Richard Dannatt

LONDRES, 16 May. (EUROPA PRESS) -

El príncipe Harry, hijo menor del príncipe heredero de Inglaterra, Charles, y la fallecida princesa Diana de Gales, finalmente no será destinado en Irak, tal y como él deseaba, según confirmó el jefe de Estado Mayor del Ejército británico, el general Richard Dannatt, y justificó la decisión en el riesgo "inaceptable" que suponía su envío para el resto de los militares de su unidad.

Por su parte, Clarence House --la oficina londinense del príncipe-- reconoció que Harry está "muy decepcionado" por esta decisión, aunque no supondrá motivo para su marcha de las Fuerzas Armadas, según había amenazado el propio príncipe para que la cúpula militar atendiera sus deseos de servir en un conflicto armado, según informa la cadena británica BBC.

"El príncipe Harry está muy decepcionado de que no podrá ir a Irak con su unidad en este despliegue como deseó", señala un comunicado de Clarence House que sin embargo destaca que Harry "comprende totalmente y acepta la difícil decisión del general Dannatt y permanece comprometido con su carrera en el Ejército". "Los pensamientos del príncipe Harry están con su unidad y el resto del contingente de batalla en Irak", agrega.

Por su parte, un portavoz de Downing Street calificó la decisión de "operativa" por parte del Ejército, y por tanto, una decisión que el Ejecutivo británico "respeta".

El jefe de Estado Mayor del Ejército explicó que alcanzó la decisión de no enviar a Harry después de visitar personalmente la región a finales de la semana pasada. "Se que el príncipe Harry estará tremendamente decepcionado", admitió Dannatt, al tiempo que destacó que sus compañeros de filas también le echarán de menos en Irak.

La decisión fue adoptada después de conocerse informaciones que señalaban los planes de grupos milicianos para asesinar o secuestrar al miembro de la Casa Real británica, en cuanto pusiera pie en Irak, ya que a finales de abril Dannatt confirmó haber tomado personalmente la decisión de enviar a Harry a Irak, aunque matizó entonces que tal decisión podría someterse a revisión.

"Se han producido una serie de amenazas específicas, algunas publicadas y otras no, relacionadas directamente con el príncipe Harry como individuo", explicó en un comunicado. "Estas amenazas no se relacionan sólo con él, sino también con aquellos alrededor suyo en un grado de riesgo que ahora considero inaceptable", agregó.

No obstante, Dannatt destacó que Harry ha mostrado "determinación y talento sin duda alguna", algo que subrayó no comenta "a la ligera" y, en este sentido, incidió en que no descarta destacar al príncipe en la región en un futuro.

Harry, segundo lugarteniente, es un comandante entrenado para dirigir un equipo de 12 miembros, a bordo de tanques y vehículos blindados de reconocimiento y, de haber sido desplegado finalmente en Irak, concretamente en Basora, se convertiría en el primer miembro de la familia real británica que sirve en un conflicto bélico desde que su tío el príncipe Andrew pilotara un helicóptero durante la guerra de las Malvinas contra Argentina en 1982.