Publicado 09/03/2020 18:40

La rama de Al Qaeda en Malí se muestra dispuesta a negociar si las tropas de Francia y la ONU abandonan el país

Iyad ag Ghali (d), líder de JNIM, y Amadou Koufa (i)
Iyad ag Ghali (d), líder de JNIM, y Amadou Koufa (i) - VÍDEO DE JNIM - Archivo

MDARID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

La coalición yihadista Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM), rama de Al Qaeda en Malí, ha expresado su disposición a participar en negociaciones con el Gobierno de Malí en caso de que las tropas de Francia y Naciones Unidas abandonen el país.

En su comunicado, el grupo liderado por Iyad ag Ghali, ha señalado que el grupo está preparado para iniciar contactos "para poner fin al sangriento conflicto" en el país si hay una retirada de tropas internacionales, a las que ha acusado del conflicto en Malí.

"Estamos preparados para entrar en el camino de las negociaciones con el Gobierno maliense (...) para discutir vías para poner fin al sangriento conflicto, que ha entrado en su séptimo año", ha dicho el grupo.

Así, ha destacado que para ello es necesario que el Gobierno demuestre que "es realmente serio a la hora de servir a los intereses del pueblo maliense", lo que pasa por la retirada de las tropas de la 'Operación Barkhane' y de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de Naciones Unidas en Malí (MINUSMA).

"Si el Gobierno de Bamako es realmente serio a la hora de servir a los intereses del pueblo maliense, dejemos que presente sus demandas", ha dicho el grupo, que ha hecho hincapié en las recientes protestas en el país contra la presencia de tropas internacionales para justificar sus exigencias.

La rama de Al Qaeda ha sostenido además que las presencia del "ocupante francés" es "el principal motivo de la enfermedad" y de "plantar la semilla de enemistad entre los pueblos y las tribus", en lo que ha achacado a una "política de divide y vencerás" por parte de París.

MALÍ CONFIRMA EL DIÁLOGO

El comunicado ha sido publicado cerca de un mes después de que el presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keita, reconociera que su Gobierno está manteniendo contactos con Ag Ghali y con Amadou Kufa, líder del Frente para la Liberación de Macina (FLM), uno de los componentes del grupo terrorista vinculado con Al Qaeda y que opera en el Sahel.

"El número de muertos en el Sahel se está convirtiendo en exponencial y creo que ha llegado el momento de que ciertas vías sean exploradas", sostuvo en una entrevista concedida a RFI y France24. Preguntado expresamente por si también estaría dispuesto a dialogar con el líder de Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS), Adnan Abú Walid al Saharaui, dijo que "no hay nada excluido".

En respuesta, el enviado de la Unión Africana para el Sahel, Pierre Buyoya, respaldó los esfuerzos de negociación entablados por el Gobierno de Malí para dialogar con estos dos líderes yihadistas.

"Es una de las formas de poner fin a la guerra. Sobre todo si son malienses, nosotros les animamos a hacerlo", dijo Buyoya, al tiempo que reconoció que se trata de "una tarea difícil".

Malí ha venido registrando en los últimos meses un número creciente de ataques yihadistas obra tanto de la filial de Al Qaeda en la región como de la de Estado Islámico, lo cual ha hecho además aumentar la violencia intercomunitaria y provocado el desplazamiento de decenas de miles de personas.

Más información