Rechazo generalizado en la región al reconocimiento de EEUU de la soberanía israelí en los Altos del Golán

Efectivo de la FINUL en los Altos del Golán
REUTERS / BAZ RATNER - Archivo
Publicado 22/03/2019 16:08:25CET

Siria alerta de que está decidida a recuperar "este precioso pedazo de tierra nacional con todos los medios posibles"

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los países de Oriente Próximo han expresado este viernes su rechazo a la decisión de Estados Unidos de reconocer los Altos del Golán como territorio bajo soberanía israelí, advirtiendo de que supone un factor más de desestabilización para una región especialmente convulsa.

El Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), integrado por Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, Bahréin, Kuwait, Qatar y Omán, ha aclarado que el reconocimiento estadounidense "no cambiará la realidad", sino que solo "socava las posibilidades de lograr una paz justa". "Los Altos del Golán son un territorio sirio que fue ocupado por Israel por la fuerza militar en 1967", ha subrayado en un comunicado.

En la misma línea, el ministro de Exteriores de Jordania, Ayman Safadi, ha sostenido en declaraciones a la agencia de noticias Petra que los Altos del Golán son territorio sirio, al tiempo que ha exigido a Israel su retirada de todos los territorios árabes ocupados. Cualquier solución, ha subrayado, depende de su retirada.

Desde Egipto, el Ministerio de Exteriores ha publicado un comunicado a través de la agencia de noticias MENA en el que recuerda que las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas establecen que son territorios ocupado.

El Gobierno de Abdelfatá al Sisi ha enfatizado "la importancia de que todo el mundo respete las resoluciones con legitimidad internacional y la Carta de Naciones Unidas respecto a la inadmisibilidad de adquirir territorio por la fuerza".

"Trump no puede hacer esta declaración y decir que quiere hacer de los Altos del Golán parte de Israel. Nosotros sabemos que quedarán como tierra siria", ha dicho Seij Mahmud Nazeeh, un druso de 70 años que vive en la localidad de Majdal Shams.

Unos 22.000 drusos, una minoría árabe que práctica una rama del islam, viven en las fértiles laderas de los Altos del Golan bajo administración israelí, pero muchos mantienen fuertes vínculos con Siria, donde viven algunos de sus familiares. "Nuestra sangre es siria", ha apuntado Amal Safadi, de 54 años, a Reuters.

La mayoría de los drusos se oponen también a la soberanía israelí. El pasado mes de octubre, cientos se manifestaron en contra de que las elecciones locales de Israel se celebraran en los Altos del Golán. Llegaron a bloquear el centro de votación de Majdal Shams.

RUSIA Y EUROPA

Rusia, cuya intervención en la guerra siria le ha convertido en un actor de peso en el panorama regional, también ha clamado contra la decisión estadounidense. El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha expresado su "esperanza" de que "no pase de ser un llamamiento".

Este tipo de planteamientos no ayudan a lograr una solución a los problemas de Oriente Próximo, "más bien al contrario", ha advertido. Esta medida puede "desestabilizar la ya de por sí tensa situación", ha recalcado, según informa la agencia de noticias Sputnik.

Alemania ha lamentdo igualmente la iniciativa norteamericana. La portavoz gubernamental Ulrike Demmer ha aclarado que la posición alemana no ha variado. "Las fronteras solo se pueden modificar con el consentimiento pacífico de todos los afectados. El Gobierno federal rechaza las medidas unilaterales", ha dicho Demmer.

La portavoz alemana ha alertado igualmente de que este cambio podría complicar la situación en Oriente Próximo, si bien ha considerado que "una solución pacífica" también "debería (...) poner fin de una vez por todas a los peligros para Israel que podrían proceder de los Altos del Golán", según informa DPA.

Una portavoz comunitaria ha indicado a Reuters que "la posición de la UE no ha cambiado". "La Unión Europea, en línea con el Derecho Internacional, no reconoce la soberanía de Israel sobre los territorios ocupados por Israel desde junio de 1967, incluidos los Altos del Golán, a los que no considera parte del territorio israelí", ha declarado.

MEDIDA POLÉMICA

Trump anunció el jueves vía Twitter que "tras 52 años es el momento de que Estados Unidos reconozca plenamente la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán", a los que definió como un lugar "de importancia estratégica y seguridad fundamental para el Estado de Israel y la estabilidad regional".

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, reaccionó rápidamente por Twitter para dar las gracias a Trump por su "valentía", destacando que la medida llega "en un momento en el que Irán busca usar Siria como una plataforma para destruir Israel".

Posteriormente, Netanyahu habló por teléfono con Trump para valorar que "ha hecho Historia" con su 'tuit'. "Lo ha hecho otra vez", ha aplaudido, recordando que "primero reconoció Jerusalén como capital de Israel" y "después se retiró del desastroso acuerdo (nuclear) con Irán.

El Gobierno de Siria ha condenado enérgicamente el paso estadounidense y ha alertado de que está decidido a recuperar "este precioso pedazo de tierra nacional con todos los medios posibles". La palabras de Trump, ha defendido una fuente del Ministerio de Exteriores, "no cambian "la realidad de que el Golán era y seguirá siendo sirio".

EL CONFLICTO

Los Altos del Golán son un territorio que Israel arrebató a Siria durante la Guerra de los Seis Días (1967) y la Guerra del Yom Kipur (1973) y que se anexionó de forma efectiva en 1981, en un movimiento no reconocido por la comunidad internacional.

Este reconocimiento colmaría otra de las aspiraciones israelíes, después de que el Gobierno de Trump trasladara la Embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, reconociendo así a la Ciudad Santa como capital del país, en contra del consenso internacional sobre la necesidad de que su estatus se acuerde en un eventual diálogo de paz.

La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó en diciembre una resolución --con el apoyo de 128 de los 193 países de la ONU-- en la que instó a Estados Unidos a dar marcha atrás, lo que no ha tenido lugar.

Contador

Para leer más