Rohani visita las zonas dañadas por las riadas en el norte de Irán

Irán.- Rohani visita los daños causados por las riadas en el norte de Irán
REUTERS / HANDOUT .
Publicado 27/03/2019 15:28:28CET

LONDRES, 27 Mar. (Reuters/EP) -

El presidente de Irán, Hasán Rohani, ha visitado este miércoles las zonas dañadas por las riadas en el norte del país, donde ha prometido compensaciones para los afectados por un desastre "sin precedentes" que ha dejado al menos 26 muertos, mientras sus críticos le acusan de reaccionar tarde y mal.

Varios de sus ministros han acompañado a Rohani a la provincia de Golestán, epicentro de las riadas y cuyo gobernador fue cesado este sábado en medio del enfado público por su ausencia, ya que no se encontraba en la región cuando ocurrió el desastre.

Según ha informado este miércoles un funcionario gubernamental, al menos 26 personas han muerto y cientos han sufrido heridas. En un país más acostumbrado a la sequía, Rohani ha informado de que las riadas, causadas por lluvias torrenciales, han golpeado a 25 de las 31 provincias del país, lo que ha sobrepasado a los servicios de emergencia.

"Vamos a reconstruir Golestán para dejarlo justo como estaba antes. Estamos de vuestro lado", ha asegurado Rohani a un pequeño grupo de aldeanos, según ha recogido la agencia Tasnim. "El Gobierno usará todos los medios a su alcance y compensará a todos aquellos que han sufrido daños en sus casas, negocios y granjas", ha prometido Rohani.

¿RESPUESTA TARDÍA?

Los rivales de Rohani han acusado al Gobierno de actuar tarde y mal. El jefe del aparato judicial de Irán, Ebrahim Raisi, afirmó este martes que los funcionarios que manejaron mal el desastre causando la muerte de civiles podrían ser juzgados.

Los graves daños causados por las riadas han centrado la atención en los defectos de las infraestructuras iraníes. En la ciudad de Shiraz, donde han muerto 18 personas, funcionarios del Gobierno han explicado que las riadas se han debido a las malas condiciones del alcantarillado encargado de filtrar el exceso de agua.

Además, la Guardia Revolucionaria ha tenido que volar por los aires partes de una vía de tren en el norte de Irán para facilitar la filtración de agua porque no había drenaje debajo de la estructura.

La organización meteorológica estatal también está recibiendo críticas, incluso de Rohani, debido a sus malas previsiones y a su tardío aviso del peligro de riadas.

Decenas de miles de personas han sido desplazadas y miles están reubicadas en refugios de emergencia habilitados por el Gobierno, según los medios estatales.

Irán está inmerso en las celebraciones del Nowruz, el año nuevo persa, una época del año en la que muchas familias viajan en el país, pero la Policía ha pedido a los ciudadanos que eviten desplazamientos innecesarios.

Contador

Para leer más