Rusia.- Abren una investigación criminal contra el magnate Berezovski por confirmar que prepara un golpe de Estado

Actualizado 13/04/2007 20:17:14 CET

El Kremlin acusa al millonario de abusar de su estatus de asilo y pide a Londres que debe reconsiderar su extradición

MOSCÚ, 13 Abr. (EP/AP) -

Las autoridades rusas abrieron hoy una investigación criminal contra el magnate y disidente Boris Berezovsky por reconocer que trama desde su residencia en Reino Unido el derrocamiento del presidente ruso, Vladimir Putin, y que para ello mantiene estrechos contactos con determinados miembros sin identificar de la élite política rusa.

La oficina del fiscal general afirmó que las declaraciones de Berezovsky al diario británico 'The Guardian' "contienen la intención de derrocar el orden constitucional en Rusia", y manifestó que presentará una petición a las autoridades británicas para que consideren la retirada del asilo de Berezovski y poder extraditarle.

El multimillonario aseguró que actualmente financia a personas cercanas al presidente que están conspirando para llevar a cabo un golpe de Estado contra Putin.

"Necesitamos usar la fuerza para cambiar este régimen", declaró Berezovsky, quien añadió que resulta "imposible cambiarlo mediante procedimientos democráticos. No habrá cambio sin fuerza, sin presión".

Cuando se le preguntó si era cierto que realmente estaba promoviendo una revolución, el magnate respondió que era "absolutamente correcto". Estos comentarios se entienden como una estrategia para enfurecer al Kremlin y que, por otra parte, incrementarán con toda probabilidad las tensiones existentes entre Londres y Moscú.

Berezovsky, con una fortuna de más de 600 millones de euros, tiene la capacidad para financiar un complot de este tipo. Además, antes de que se exiliara a Reino Unido, contaba con una enorme influencia política. Rehusó, no obstante, dar más detalles sobre sus planes golpistas.

Posteriormente, Berezovsky declaró a la agencia AP que "Putin ha creado un régimen autoritario contra la Constitución rusa", añadiendo que no sabe "cómo ocurrirá, pero los regímenes autoritarios sólo caen usando la fuerza".

Además, dijo que está en contacto con colaboradores cercanos a Putin y que ha ofrecido su ayuda, tanto en materia económica como tecnológica, para conseguir el cambio en Rusia. Sin embargo, no ofreció detalles acerca de qué manera planeaba llevar a cabo el golpe de Estado.

RECONSIDERAR LA EXTRADICIÓN

A este respecto, el ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, respondió que el magnate está abusando de su situación de asilo y que Reino Unido deberá reconsiderar ahora su previo rechazo a entregarle a las autoridades moscovitas.

"Desde hace mucho tiempo existe una petición para que concluya la situación de la que Boris Berezovsky se aprovecha, abusando de su estatus y cometiendo acciones que, bajo la legislación británica, requerirían su extradición" a Rusia, destacó Lavrov.

"Creo que Londres tiene buenos abogados que saben perfectamente bien que hacer un llamamiento para derrocar el régimen constitucional de un país extranjero es evidencia suficiente para tomar medidas legales", añadió el ministro en declaraciones a los medios de comunicación.

Por su parte, un portavoz del Ministerio británico de Exteriores condenó "cualquier llamado a un derrocamiento violento de cualquier estado soberano". "Esperamos que cualquiera que viva, trabaje o visite Reino Unido acate nuestras leyes", agregó.

Asimismo, fuentes del Ministerio del Interior afirmaron que pueden revocar el asilo de una persona "si comete un crimen contra la paz, un crimen de guerra o un crimen contra la humanidad, como señala el artículo uno de la Convención de Naciones Unidas".