Rusia acusa a EEUU de "presionar" a Maria Butina para que aceptara declararse culpable

Maria Butina, acusada en EEUU de ser una agente de Rusia
REUTERS / HANDOUT . - Archivo
Publicado 19/12/2018 17:15:07CET

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Rusia ha acusado este miércoles a Estados Unidos de "presionar" a Maria Butina, detenida en julio en Estados Unidos por presunto espionaje, para que aceptara declararse culpable de las "totalmente ridículas acusaciones" contra ella.

La portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova, ha afirmado que la decisión de Butina "fue adoptada bajo condiciones de gran presión por parte de las autoridades estadounidenses".

"Recuerden que, en la previa a la vista en el tribunal, el régimen de detención de la ciudadana rusa fue endurecido", ha manifestado, al tiempo que ha recordado que estuvo encarcelada previamente "durante 22 horas al día" y "no contó con la adecuada atención médica".

"No hay duda de que esta forma Butina tuvo claro lo que le esperaba en caso de negarse a cooperar con la investigación", ha apuntado Zajarova, según la transcripción de la rueda de prensa facilitada por el propio Ministerio de Exteriores en su página web.

Por ello, ha recalcado que Moscú considera la detención de Butina como "un acto de chantaje político" y que la mujer es "una presa política". "Estamos convencidos de que el caso contra ella está relacionado únicamente con el deseo de fuerzas políticas de Estados Unidos de azuzar la histeria antirrusa y encontrar algo que pueda ser usado en sus conjeturas sobre una 'interferencia' rusa en los asuntos internos del país".

"Seguiremos trabajando para lograr la rápida liberación de Butina y su retorno a la patria", ha remachado Zajarova. La mujer se declaró culpable la semana pasada de los cargos de conspiración y aceptó cooperar con las investigaciones.

En el marco del acuerdo alcanzado con la Fiscalía estadounidense, Butina ha admitido que ella, junto a otra persona a la que algunas fuentes han identificado como el republicano Paul Erickson, llegaron a un acuerdo para "conspirar" y actuar en Estados Unidos bajo las directrices de Moscú. En este proceso se habría visto implicados además un alto cargo ruso y al menos otra persona más.

El alto cargo ruso podría ser Alexander Torshin, vicegobernador del Banco Central de Rusia y aliado de Putin. Tal y como reflejan documentos judiciales, bajo sus órdenes Butina trató de "establecer líneas de comunicación con estadounidenses con poderes e influencias sobre la política del país".

El acuerdo también señala que los cargos por conspiración podrían llevar a una pena de hasta cinco años de prisión. No obstante, el pacto alcanzado con los fiscales reduciría la condena dependiendo del nivel de cooperación de Butina, que podría ser deportada a Rusia.

LAS ACUSACIONES CONTRA BUTINA

La Fiscalía había acusado a Butina de conspirar con dos ciudadanos estadounidenses y un alto responsable del Gobierno ruso para influir en la política de Washington hacia Rusia e infiltrarse en un grupo de derechos de armas que se cree que es la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés).

La vista se ha celebrado apenas dos días después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, afirmara que los servicios de Inteligencia del país no saben nada sobre Butina.

"Cuando me enteré de la situación entorno a ella (...) primero pregunté a todos los jefes de nuestros servicios de Inteligencia quién es, y nadie sabe absolutamente nada de ella", dijo.

El pasado mes de agosto, el Ministerio de Exteriores de Rusia denunció que la presunta espía rusa se encuentra arrestada bajo "condiciones inaceptables" y estaba recibiendo un maltrato impropio de los cargos por los que está siendo investigada.