Actualizado 24/06/2021 15:37 CET

Rusia advierte a Reino Unido de consecuencias "nefastas" si se repiten los incidentes en el mar Negro

El presidente de Rusia, Vladimir Putin
El presidente de Rusia, Vladimir Putin - -/Kremlin/dpa

Johnson defiende que el buque británico "defendía los valores" de Reino Unido

El Gobierno de Reino Unido dice que la Armada británica podría volver a atravesar la zona en el futuro

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Rusia ha advertido este jueves a Reino Unido de consecuencias "nefastas" si se repiten incidentes como el del miércoles en el mar Negro, cuando aviones rusos lanzaron bombas y realizaron disparos de advertencia después de que un buque británico entrara en sus aguas territoriales, según la versión de Moscú.

"Estamos indignados por el comportamiento de los británicos y advertimos a los que planean actos similares que las consecuencias podrían ser nefastas", ha dicho el viceministro de Exteriores ruso, Sergei Riabkov.

Así, ha condenado lo que ha descrito como una provocación por parte de Reino Unido y ha incidido en que Rusia defenderá su integridad territorial con todos sus medios, incluidos los militares, según ha recogido la agencia rusa de noticias Sputnik.

En este sentido, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha acusado al destructor británico de "realizar una provocación". "Lamentamos que haya sido una provocación deliberada y preparada", ha argumentado.

Por su parte, la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova, ha acusado a Londres de "mentir abiertamente" sobre lo sucedido, antes de agregar que hay vídeos y pruebas sobre el incidente.

"Cuando el Ministerio de Defensa británico y la Embajada de ese país en Moscú negaron que se hubiera producido un incidente y que no hubo disparos de advertencia de la aviación rusa, al parecer tampoco vieron el barco patrullero de la Guardia Costera", ha manifestado.

Sin embargo, ha incidido en declaraciones concedidas a la cadena de televisión rusa Rossiya 24 en que "el periodista británico (que iba a bordo del destructor) vio y escuchó todo esto". Por último, ha argüido que los países occidentales "recurren con frecuencia al engaño".

Jonathan Beale, corresponsal de la cadena de televisión británica BBC que iba a bordo del 'HMS Defender', describió una serie de advertencias por parte de Rusia y que el destructor se preparó para una posible confrontación, así como que escuchó disparos.

Por su parte, el primer ministro británico, Boris Johnson, ha defendido este jueves que el buque estaba "defendiendo los valores" de Reino Unido en el incidente con Rusia, al tiempo que ha insistido en que Londres no reconoce la anexión rusa de Crimea, ha recogido la BBC.

Según Jonhson, es "totalmente apropiado utilizar las aguas internacionales" para "recorrer la ruta más corta entre dos puntos y eso es lo que hicimos". El 'premier', que ha rechazado que las relaciones entre ambos países estén en su momento más bajo, ha incidido en que es "muy importante" que países de todo el mundo lleven a cabo maniobras que "defiendan nuestros valores, en lo que creemos", y ha enumerado "democracia, Derechos Humanos, igualdad, el Estado de Derecho y la libertad de navegación".

El secretario de Estado para Medio Ambiente de Reino Unido, George Eustice, ha dicho que la Armada británica podría entrar nuevamente en estas aguas. "Nunca aceptamos la anexión de Crimea, son aguas territoriales ucranianas", ha dicho, en declaraciones a la cadena de televisión Sky News.

"Bajo el Derecho Internacional se puede tomar la ruta más corta y rápida de un punto a otro. El 'HMS Defender' estaba pasando por aguas ucranianas, creo que de camino a Georgia, y era la ruta lógica", ha señalado, antes de poner en duda la versión de Beale.

En este sentido, ha recalcado que lo sucedido "es una cosa muy normal, algo bastante frecuente". "Es importante que la gente no se deje llevar", ha remachado Eustice, quien ha argüido que los disparos fueron efectuados durante un "ejercicio de tiro" ruso, algo que "no es poco frecuente" en la zona.

EL INCIDENTE

Rusia indicó el miércoles que un caza había realizado un bombardeo de advertencia en la ruta de un destructor de la Armada británica después de que se introdujera en las aguas territoriales de Rusia cerca de la península de Crimea, un incidente que ha sido desmentido por el Gobierno británico.

El Ministerio de Defensa británico negó que se produjera disparo alguno de advertencia en el mar Negro y matizó que el barco se encontraba navegando en aguas ucranianas, antes de describir la operación como un "paso rutinario por un corredor internacionalmente reconocido".

Tras ello, las autoridades rusas convocaron al agregado militar de Reino Unido en Moscú y pidieron al Gobierno británico abrir una investigación "minuciosa" sobre lo sucedido para "evitar semejantes incidentes en el futuro.

Para leer más