Rusia y Jordania estudian desmantelar el campamento de refugiados sirios de Rukban

Refugiados sirios en un campamento de Jordania
MUHAMMAD HAMED/REUTERS - Archivo
Publicado 01/10/2018 1:59:17CET

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Rusia y Jordania se encuentran estudiando la posibilidad de desmantelar el campamento de refugiados sirios de Rukban, que acoge a unos 75.000 desplazados, según ha informado el ministro de Asuntos Exteriores jordano, Ayman Safadi.

"Hay un campamento de personas desplazadas y estamos negociando con Rusia el desmantelamiento de ese campamento y el regreso de sus habitantes a sus hogares", ha manifestado Safadi en una entrevista concedida a la agencia de noticias rusa Sputnik.

En este sentido, ha explicado que Jordania y Rusia coinciden en la necesidad de fomentar el regreso voluntario de los desplazados a sus lugares de origen y crear condiciones que los animen a tomar dicha decisión. "Los refugiados no regresarán basándose en noticias, regresarán cuando reciban una llamada de un primo o vecino diciéndoles que volver es seguro", ha manifestado.

Safadi ha subrayado que Rusia y Jordania mantienen un diálogo positivo, abierto y honesto sobre el asunto. "Hemos hecho muchas cosas juntos tratando resolver problemas relacionados con la crisis de refugiados y minimizar el peligro. La confianza y la sinceridad en las que basan las relaciones entre Jordania y Rusia nos permitieron trabajar extremadamente bien y creo que nuestro trabajo conjunto nos ha permitido evitar una masacre, así como el desplazamiento de miles de sirios", ha insistido el ministro.

El campamento de Rukban, que se encuentra cerca de la base militar estadounidense de Al Tanaf, acoge a miles de desplazados entre los que se encuentran miembros de grupos rebeldes que combaten tanto a las fuerzas del Gobierno del presidente, Bashar al Assad, como a los yihadistas de Estado Islámico. Se encuentra en la frontera entre Siria y Jordania y fue creado en 2014.

Las autoridades jordanas declararon el cierre de las zonas fronterizas en el norte y el noreste del país en junio de 2016 tras un atentado con coche bomba contra un control de seguridad cerca del campamento. Miles de personas quedaron atrapadas en el lado sirio de la frontera a causa de la decisión.