Rusia mantiene detenidos a 24 marineros de Ucrania tras la interceptación en el estrecho de Kerch

Los buques ucranianos capturados por Rusia, en el puerto de Kerch, en Crimea
REUTERS / PAVEL REBROV
Publicado 26/11/2018 18:04:59CET

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Rusia mantienen detenidos a 24 marineros ucranianos que iban a bordo de los tres barcos interceptados el domingo en el estrecho de Kerch, según ha confirmado la comisionada para Derechos Humanos de Rusia, Tatiana Moslaklova.

Moskalkova ha señalado que tres de los marineros resultaron heridos y han sido hospitalizados, si bien ha recalcado que "los médicos no consideran que su estado sea grave", según ha informado la agencia rusa de noticias Interfax.

Asimismo, ha destacado que las autoridades rusas actuaron "de forma profesional" y ha denunciado la "entrada ilegal" de las embarcaciones en territorio ruso, un hecho que ha tildado de "provocación".

Moscú ha culpado a Ucrania del incidente y ha informado de que ha convocado al encargado de negocios de Ucrania en Moscú para trasladarle su malestar por las acciones "provocadoras" ucranianas en el estrecho de Kerch.

El portavoz de la Presidencia rusa, Dimitri Peskov, ha asegurado que el incidente del domingo fue "muy peligroso" y ha señalado que el tema va a ser analizado este lunes por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

"Se trata de una provocación muy peligrosa, por lo cual requiere, desde luego, de una atención y un examen especiales", ha afirmado Peskov, en declaraciones a la prensa, tal y como ha recogido la agencia de noticias Sputnik.

Los tres buques ucranianos permanecen anclados en el puerto de Kerch, en la península de Crimea, anexionada por Rusia en 2014 y que Ucrania sigue considerado como parte de su soberanía.

Los tres buques ucranianos apresados se dirigían de Odesa, en el mar Negro, a Mauripol, en el mar de Azov. Las autoridades rusas han insistido en que las tres embarcaciones desoyeron la orden de detenerse incurriendo en una acción peligrosa.

La libre navegación en el mar de Azov se ha complicado durante los últimos meses después de que guardacostas ucranianos apresaran varios barcos rusos frente a las costas de la península de Crimea, un territorio que según Kiev se encuentra "ocupado".

Moscú definió las acciones de Kiev como "terrorismo marítimo" y contestó endureciendo los controles en la zona rusa del mar de Azov, que conecta con el Negro a través del estrecho de Kerch.

Ucrania, por su parte, considera que se trata de inspecciones injustificadas que entorpecen el tránsito de los barcos hacia los puertos ucranianos y se traducen en demoras con un coste adicional para las navieras.

Durante la jornada de este lunes, el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, ha firmado el decreto con el que propone al Parlamento que imponga la ley marcial durante un mes en respuesta al incidente.

Mientras, el ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Pavlo Klimkin, ha avisado de que su país se reserva su derecho a responder a la acción de Rusia contra sus buques en el estrecho de Kerch y no ha descartado que las autoridades rusas cometan nuevas agresiones por mar o por tierra.