Sáhara.- La ASADEDH critica el "irresponsable" auto de Garzón sobre el Sáhara, que sienta "un peligroso precedente"

Actualizado 03/11/2007 16:58:06 CET

MADRID, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (ASADEDH) ha expresado al juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, su "preocupación" por el "irresponsable" auto dictado por el magistrado a finales del mes pasado, referido a los presuntos delitos de genocidio y tortura contra la población saharahui, que califica de "gravísimo agravio" y "peligroso precedente" que provoca una profunda "distorsión política".

A través del auto, Garzón se declara competente para investigar el genocidio de cientos de saharauis en el que pudieron estar implicados altos cargos del Gobierno y del Ejército de Marruecos durante los años 70, 80 y 90.

En un comunicado, el presidente de la asociación, Ramadan Mesaud Larbi, recordó a Garzón que "la aplicación de la Justicia es un deber universal que debe practicarse desde la independencia, la imparcialidad política y el conocimiento objetivo de los hechos".

Larbi resaltó además que "todos los colectivos en el proceso de resolución del conflicto" respaldan la acción del enviado especial de Naciones Unidas, Peter Van Walsum, "para encontrar una solución política justa, mutuamente aceptable, que permita la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental".

Asimismo, el presidente expresó su "mayor desconcierto" por el auto, que supone "un gravísimo agravio al conjunto de la población del Sáhara Occidental y española que ha sido víctima en uno u otro momento" y que sienta "un peligroso precedente en cuanto a cómo debe actuar la Justicia si de verdad quiere ser tal". La decisión de Garzón, según el presidente, "podría afectar al proceso de negociaciones y al proceso de reconciliación del conjunto de la sociedad saharaui".

Larbi concluyó advirtiendo a Garzón de que "la politización de la justicia en un tema tan sensible" como el conflicto del Sáhara Occidental "es un acto de irresponsabilidad que hace peligrar los cimientos más básicos en los que se fundamentan la Declaración Universal de los Derechos Humanos".