Actualizado 24/03/2007 21:08 CET

El Salvador.- Rememoran el 27º aniversario del asesinato del arzobispo Oscar Arnulfo Romero

SAN SALVADOR, 24 Mar. (EP/AP) -

Misas, peregrinaciones, cantos y oraciones sirvieron hoy para que miles de salvadoreños y extranjeros celebraran el 27º aniversario del asesinato del arzobispo Oscar Arnulfo Romero a manos de los escuadrones de la muerte paramilitares.

Los actos comenzaron con una misa concelebrada en la capilla del hospital La Divina Providencia, donde mataron al que ahora llaman 'San Romero de América'.

"Más que católicos, bautistas o luteranos somos cristianos. El amor que el mostró durante su vida y hasta su muerte, es lo que nos convoca ahora aquí", aseguró el pastor luterano Héctor Hernández al concluir la misa. "El legado de monseñor Romero ya trascendió las fronteras en todos los sentidos, él adquirió carácter universal", agregó.

El 24 de marzo de 1980 un sólo disparo calló la voz que tan sólo un día antes se había alzado firme para pedir a los militares: "En nombre de Dios y de este sufrido pueblo les ruego, les suplico, les ordeno, en nombre de Dios, cese la represión. Fue asesinado mientras oficiaba misa en la capilla de un hospital para enfermos de cáncer del noroeste de la capital.

Entonando cánticos y portando rosas rojas, los fieles visitaron la cripta donde descansan los restos de Romero, en la catedral capitalina.

Monseñor Rafael Urrutia, defensor de la beatificación de arzobispo ante la Congregación para la Causa de los Santos del Vaticano, declaró que "el proceso va como debe ir, sabemos que se están estudiando los escritos de monseñor Romero en su período de arzobispo".

Urrutia señaló que el estudio de sus escritos ya estuvo en las manos del actual papa Benedicto XVI, quien certificó que están de acuerdo con la doctrina de la Iglesia.

El inicio del proceso de beatificación del prelado fue finalmente aprobado por el Vaticano en mayo de 2005, cuando la Congregación de la Doctrina de la Fe concluyó que Romero fue "un mártir de la Iglesia, asesinado por su fe cristiana". Actualmente, la Congregación para la Causa de los Santos analiza la tesis del martirio.

Al concluir la guerra civil de 12 años, una Comisión de la Verdad de la ONU concluyó que el mayor Roberto D'Aubuisson, fundador de los escuadrones de la muerte y del gobernante partido ARENA, ordenó el asesinato. También determinó quienes fueron los cómplices y los ejecutores. Pero los responsables nunca serán llevados a juicio porque horas antes de que saliera el informe de la Comisión, en 1993, el entonces presidente Alfredo Cristiani de ARENA (1989-1994), decretó una amnistía para todos los que fueran acusados de masacres y asesinatos durante la guerra (1980-1992).

El embajador de Estados Unidos para El Salvador, en la década de 1980, Robert White, señaló el viernes en conferencia de prensa a D'Aubuisson como el responsable del crimen y, citando un informe de la agencia central de inteligencia de Estados Unidos, fechado el 12 de marzo de 1981, dijo que éste organizó y dirigió los escuadrones de la muerte, responsables de haber matado a miles de sospechosos de ser activistas de izquierda.