Save the Children alerta de que más de la mitad de los niños en Idlib no podrán ir al colegio este curso

Publicado 04/09/2019 14:00:15CET
Zona bombardeada en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria
Zona bombardeada en la provincia de Idlib, en el noroeste de SiriaAnas Alkharboutli/dpa

MADRID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

Más de la mitad de los niños perderán el curso escolar este año en la región de Idlib, en el noroeste de Siria, como consecuencia de la escalada de violencia en el marco de la guerra, que ha provocado la destrucción de 87 escuelas en esta zona, según ha denunciado Save the Children.

En un comunicado, la organización no gubernamental ha contado que 200 centros escolares se están utilizando para refugiar a los más de 1,5 millones de personas que han llegado al noroeste de Siria en los últimos años huyendo del conflicto, según las estimaciones de Hurras Network, asociada con Save the Children.

En los últimos cuatro meses, los combates han provocado el desplazamiento de medio millón de personas, que han abandonado 17 municipios de la región debido a los ataques aéreos y los combates. Actualmente hay 650.000 niños en edad escolar y la región sólo tiene capacidad para ofertar 300.000 plazas. De las 1.193 escuelas sólo 635 están operativas, 353 han sido abandonadas o destruidas y más de 200 se han convertido en refugios, según ha contado Save the Children.

Rasha, de 12 años, y su familia, se vieron forzados a huir debido a la violencia. "Yo era una niña antes de la guerra", ha explicado Rasha. "Mi vida ha cambiado mucho y he perdido a la persona más importante para mí: mi padre", ha lamentado la joven siria.

"Nos desplazaron así que no pude inscribirme en la escuela, pero cuando crezca y sea doctora, quiero curar a los niños y niñas heridos que lo necesiten", ha añadido.

El conflicto en Idlib ha terminado con 500 vidas desde abril, 140 de ellos menores de edad. Desde el inicio de la guerra, Save the Children ha proporcionado agua, comida, refugio, protección y educación a más de dos millones de niños.

Los profesores de los colegios han contado a la organización de defensa de los derechos de los niños que algunos padres piden que se cierren los centros por miedo a que sean atacados con los menores dentro.

"¿Cómo puede la comunidad internacional permanecer inmóvil mientras el nivel de la calidad de vida ha descendido tantísimo para miles de niñas y niños en Idlib?", ha dicho la directora de Save the Children en Siria, Sonia Kush.

"El año escolar tiene que empezar la última semana de septiembre y estamos trabajando para crear espacios donde niñas y niños puedan estudiar", ha proseguido la representante de la organización. Ha destacado la importancia de la financiación y ha recordado que algunas familias se han visto desplazadas en hasta diez ocasiones, teniendo que pernoctar en mezquitas, colegios o incluso en campo abierto. "No tendrían que tener miedo de perder la vida mientras están en clase, aprendiendo", ha subrayado Kush.

La población del noroeste de Siria se ha duplicado en unos años debido a la guerra, pasando de 1,5 a 3 millones, de los cuales un tercio son menores. Los combates han provocado la destrucción de muchas infraestructuras, dejando a miles de estas personas sin acceso a la sanidad ni la educación.

"He visto mi colegio destruido y eso me pone muy triste", ha dicho Ali, de 10 años. "Me gusta mi colegio y espero que no vuelvan a bombardearlo otra vez porque lo reconstruiremos y lo haremos mejor que antes", ha indicado. "Quiero ser médico para ayudar a la gente", ha concluido.

Contador

Para leer más