El 'Sea-Watch 3' con 42 migrantes a bordo entra en aguas de Italia ante una "situación desesperada"

Actualizado 26/06/2019 15:26:00 CET
SEA-WATCH.ORG / HANDOUT . - Archivo

Bruselas trata de encontrar países en los que reubicar a los 42 migrantes una vez sean desembarcados

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El barco de rescate de la ONG alemana Sea Watch con 42 migrantes a bordo desde hace catorce días ha entrado finalmente este miércoles en aguas de Italia, pese a la negativa del Gobierno del país europeo a abrirle sus puertos, dada la "situación desesperada" y ante la ausencia de otras opciones.

Según ha explicado la ONG en un comunicado, después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos rechazara el martes ordenar a Italia que acepte la llegada del 'Sea-Watch 3', la situación de las 42 personas a bordo es "ahora más desesperada que nunca".

"Ninguna institución europea está dispuesta a asumir la responsabilidad y defender la dignidad humana en la frontera europea en el Mediterráneo", ha lamentado el presidente de la ONG, Johannes Bayer. "Por eso, hemos tenido que asumir nosotros la responsabilidad", ha añadido.

"Entramos en aguas italianas ya que no hay otras opciones para garantizar la seguridad de nuestros huéspedes, cuyos derechos básicos están siendo violados durante suficiente tiempo", ha justificado, defendiendo que "la garantía de Derechos Humanos no debe ser condicional a un pasaporte o a cualquier negociación de la UE, tiene que ser indivisible".

El barco rescató el 12 de junio a un total de 53 migrantes y refugiados a bordo de una embarcación hinchable en aguas internacionales próximas a Libia y rechazó trasladarlas a un puerto del país norteafricano, como le planteó Italia, ya que considera que no se trata de un país seguro para los migrantes, dirigiéndose en cambio hacia el país europeo.

En las dos semanas transcurridas, el barco ha permanecido en la proximidad de las aguas territoriales italianas y se ha procedido a evacuar a once de las personas que había a bordo, entre ellas mujeres y niños, con autorización del Gobierno italiano.

La mediadora cultural del barco, Haidi Sadik, ha subrayado que a bordo hay "personas que han experimentado los horrores de Libia, que han sido duramente torturadas, pero incluso aunque no fuera el caso, cualquier persona rescatada en el mar, por ley, tiene que ser llevada a un lugar seguro".

SON PERSONAS CON DERECHOS

"Estas son personas que tienen necesidades y derechos básicos", ha insistido, asegurando que "una operación de rescate no termina hasta que todas y cada una de las personas rescatadas tienen los pies en tierra".

El barco se encontraba hasta este mediodía frente a la isla de Lampedusa, "el puerto seguro más cercano al lugar del rescate" con 42 personas a bordo, entre ellas tres menores no acompañados, el menor de ellos de tan solo 12 años, ha explicado la ONG.

De ellas, 36 habían pedido la intervención del Tribunal de Estrasburgo, que el martes dictaminó que "no hay razones excepcionalmente graves y urgentes que justifiquen la aplicación de medidas urgentes" por las cuales podría reclamar a Italia que acepte a los migrantes.

En opinión del presidente de Sea-Watch, la decisión supone "la capitulación incondicional del tribunal a la política anti-inmigración ultraderechista en Europa". "Si esta situación, incluido la detención ilegal indefinida en nuestro barco y la privación de las necesidades más básicas, no es una violación de los Derechos Humanos de nuestros huéspedes, entonces ¿qué lo es?", se ha preguntado Bayer.

"No podemos esperar hasta que todos y cada uno de ellos se conviertan en una emergencia médica con el tiempo" y sean evacuados, ha remachado.

El Gobierno italiano, con su ministro del Interior, Matteo Salvini, a la cabeza, ha apostado en el último año por una política de puertos cerrados a las ONG de rescate en el Mediterráneo. De hecho, este martes Salvini aseguró que no tenía intención de permitir la entrada del 'Sea-Watch 3' y que no le preocupaba que tuvieran que permanecer frente a las costas italianas "hasta Navidad o Año Nuevo".

BRUSELAS BUSCA UNA SOLUCIÓN

Por su parte, la Comisión Europea ha indicado que está manteniendo contactos con varios países de la Unión Europea a fin de encontrar "una solución" para poder reubicar a los inmigrantes a bordo del barco de la ONG Sea Watch una vez sean desembarcados.

"Estamos en contacto con varios estados miembro de cara a encontrar una solución en materia de relocalización, una vez que el barco haya desembarcado" a los migrantes, ha explicado en rueda de prensa la portavoz de Inmigración del Ejecutivo comunitario, Natasha Bertaud, sin querer desvelar los países.

El Ejecutivo comunitario recibió una petición este martes por la tarde para apoyar "proactivamente" a los gobiernos europeos a encontrar una solución para poder reubicar a los inmigrantes a bordo del buque de la ONG, una vez sean desembarcados.

Contador

Para leer más