Actualizado 11/09/2012 17:53 CET

Al Shabaab promete seguir luchando hasta imponer la 'sharia'

Guerrilleros somalíes de Al Shabaab
Foto: FEISAL OMAR / REUTERS

MADRID, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El grupo insurgente islamista somalí Al Shabaab ha rechazado este martes la elección del nuevo presidente del país, que considera forma parte del "complot de los cruzados" en Somalia, y ha advertido que seguirá luchando contra las autoridades del este territorio del Cuerno de Africa hasta liberar el país e imponer la ley islámica.

   En un comunicado difundido a través de Twitter, el grupo insurgente, que se cree tiene vínculos con Al Qaeda, considera que la elección del académico Hassan Sheij Mohamud como nuevo presidente forma parte de los "complot de los enemigos cruzados bajo el patrocinio de la ONU y la Unión Africana".

   Para Al Shabaab, esta elección no beneficia a los somalíes sino que "representa los intereses occidentales y los de sus agentes en la región" y el nuevo presidente no es más que "una edición revisada de los traidores que sirven a esos intereses".

   El grupo insurgente considera que en el país no puede haber "elecciones libres y justas" porque está ocupado y porque dichas elecciones vienen dictadas "por el ocupante". Además, su portavoz, jeque Ali Mahmud Rage, ha incidido en que más de dos tercios de los diputados tienen doble nacionalidad y por tanto "no representan las aspiraciones de los somalíes sino a los países de los que tienen la ciudadanía".

   Así las cosas, "seguiremos combatiendo a estos apóstatas como nos hemos estado enfrentando a ellos antes", ha prometido Al Shabaab, que ha hecho un llamamiento a los somalíes para que no se dejen "engañar por estos complots y sigan apoyando la Yihad y a los muyahidines hasta que recuperemos nuestro honor, liberemos nuestra tierra y la 'sharia' sea impuesta en todo el país".

   Los diputados del Parlamento somalí eligieron ayer al académico Hassan Sheij Mohamud como nuevo presidente del país, en una última ronda de votación en la que se ha impuesto al actual mandatario, Sharif Sheij Ahmed.

   Inicialmente se presentaban más de una veintena de candidatos para el puesto, pero a la segunda ronda sólo pasaron Mohamud, Sharif, el primer ministro saliente Abdiweli Mohamed Ali y el islamista moderado Abdulkadir Osoble.

   Ninguno de los cuatro obtuvo la mayoría necesaria para su confirmación como presidente, por lo que los dos más votados, Mohamud y Ahmed, se enfrentaron en una última ronda en la que terminó imponiéndose el académico, pese a que algunos analistas daban como favorito al actual presidente.