El CNS descarta cualquier forma de diálogo con las autoridades sirias

Actualizado 12/07/2012 4:52:42 CET

Michel Kilo dice que la crisis se está "radicalizando", aunque señala que no se permitirá un giro hacia el fundamentalismo

MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Consejo Nacional Sirio (CNS) ha señalado este miércoles que descarta cualquier forma de diálogo con las autoridades del país árabe, aunque ha dicho que apoya las conversaciones con las organizaciones internacionales sobre un proceso de transición en Siria, según ha anunciado Basma Kodmani, miembro del comité ejecutivo del grupo.

"Estamos debatiendo sobre un mecanismo político para la solución de la crisis siria propuesto por la Liga Árabe. Este mecanismo ha de ser adoptado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas", ha dicho Kodmani durante una rueda de prensa concedida en Moscú, sin dar detalles acerca del mismo.

Así, Kodmani ha subrayado que el CNS "está en contra de las conversaciones con las autoridades de Siria", aunque respalda "las conversaciones para la implementación de este mecanismo bajo supervisión de Naciones Unidas.

Una delegación opositora se encuentra en Moscú para mantener conversaciones diplomáticas con las autoridades rusas a fin de acercar posiciones e intentar alcanzar una solución al conflicto en el país árabe. En este sentido, Kodmani ha apuntado que la oposición siria está unida bajo la idea de cambiar el régimen en el país y que su visita a Rusia tiene como objetivo convencer al Kremlin para que abandone su apoyo a Bashar al Assad y respalde a la oposición.

"Nos dirigimos a Rusia, uno de los países de gran importancia para Siria y que juega un gran papel para nosotros, con el deseo de que nos ayudará a pasar página al antiguo régimen y transformarlo en un nuevo orden democrático", ha dicho, según ha informado la agencia de noticias rusa RIA Novosti.

Rusia y China han vetado en dos ocasiones las resoluciones del Consejo de Seguridad en condena al Gobierno de Al Assad, argumentando que tienen un sesgo favorable a la oposición. Asimismo, Moscú ha reiterado que no apoyará una intervención militar en el país ni el derrocamiento de Al Assad por parte de las potencias extranjeras.

Por último, Kodmani ha criticado la postura mantenida ante el conflicto por Irán, país al que ha acusado de entregar ayuda militar y financiera a Damasco para su uso contra manifestantes pacíficos. "Irán está participando en los crímenes contra el pueblo sirio, ya que da asistencia al régimen", ha apostillado.

VALORACIONES DE KILO

Por su parte, el activista sirio Michel Kilo, quien encabezó el lunes la reunión mantenida en Moscú por representantes del grupo opositor Foro Democrático de Siria con el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha reafirmado las valoraciones de Kodmani y ha apuntado que la oposición "no quiere negociar con Al Assad".

"¿Cómo puedes mantener un diálogo con un hombre que ha declarado la guerra a su pueblo? Deseamos negociar con cualquiera que quiera restablecer la democracia en Siria", ha argumentado Kilo durante una entrevista concedida a la cadena de televisión rusa RT.

"La democracia es nuestra principal condición. No vamos a jugar. Un diálogo no ha de ser un juego. Nuestro país está siendo destruido, y no vamos a enmascarar esta ruptura manteniendo un 'diálogo'", ha agregado. Asimismo, ha reseñado que, en el plan de transición que contempla la oposición, "hay dos etapas: una de ellas empieza con el derrocamiento de Al Assad, y la segunda incluye reformas para convertir el país en una democracia, como el nombramiento de un Gobierno de unidad nacional, la elección de un nuevo Parlamento y la adopción de una nueva Constitución".

Así, Kilo ha asegurado que quiere que Rusia "escuche a la oposición, ya que representa al pueblo oprimido de Siria". "Queremos servir al pueblo sirio y proteger sus intereses, por eso hemos presentado nuestra posición. Creo que hemos sido francos y convincentes. Hemos dicho a las autoridades rusas lo que tenían que oír por parte de varios grupos opositores", ha añadido.

En este sentido, ha destacado la necesidad de que Rusia juegue un papel "equilibrado" de cara a la resolución de la crisis en el país. "Rusia juega un papel importante, pero no debe ser parte del problema. Rusia tiene una larga historia de amistad con el pueblo sirio, y éste espera que Moscú le ayude a conseguir libertad y superar el actual estancamiento", ha valorado Kilo.

"Los sirios quieren que Rusia adopte una postura justa, que sea tan justo como sea posible. No debe ponerse de lado de las fuerzas que seguramente perderán esta lucha, esto es, del lado del régimen", ha agregado.

Asimismo, ha dicho que Lavrov le comunicó durante la reunión que mantuvieron que "Rusia no está comprometido con el actual régimen y que tiene soluciones alternativas". "Lavrov hizo varios comentarios sobre la falta de unidad entre los grupos opositores y mencionó la entrega de armas (a los rebeldes) y otros asuntos militares. Respondimos abierta y francamente a esas preocupaciones", ha reseñado el activista.

"Cuanto antes se encuentre una solución justa a la crisis que satisfaga las demandas del pueblo sirio, antes se cortarán las rutas de suministro de armas. Poniéndose en medio del camino para solucionar el problema, los que están preocupados por las armas actúan en provecho de los que las usan", ha puntualizado Kilo.

COLISIÓN INTERNACIONAL EN SIRIA

Preguntado sobre su valoración respecto a la posible conversión de Siria en un punto en el que los intereses internacionales y regionales entran en colisión, Kilo ha subrayado que eso es algo que está ocurriendo, al tiempo que ha dicho que "ha sido el régimen sirio el que ha convertido el país eso desde el mismo día en que se inició el levantamiento popular".

Así, Kilo ha recordado que, poco después del inicio de las protestas, escribió que "el régimen intenta solucionar el problema a través de la violencia, pero la gente conseguirá soluciones; el régimen delegará este derecho en cualquiera antes que en el pueblo y está deseando llevar este problema al nivel regional e internacional".

"Escribí eso menos de un mes después del levantamiento, y siguen insistiendo en solucionar el problema a su manera, por lo que ahora se enfrentan a las consecuencias de su postura. Siria está siendo destruido --calle a calle, ciudad a ciudad, pueblo a pueblo--, ¿qué clase de solución es esa?", se ha preguntado. "Para mantener a un pequeño grupo de gente en el poder, el país está siendo destruido", ha valorado.

Por otra parte, ha subrayado que "hay una gran tendencia" hacia la conversión de la revolución siria en una "revolución islámica". "Cuanto más dure la crisis, más radicalizada estará. Sin embargo, por mucho que presione (el Gobierno), no permitiremos que el país gire hacia el fundamentalismo, al igual que no permitiremos que sigan las entregas de armas", ha recalcado Kilo.

IRÁN Y EL EJÉRCITO SIRIO

Por otra parte, Kilo se ha referido a las recientes diferencias y divisiones registradas en el Ejército sirio, que ha justificado en base a "la decisión del Gobierno de recurrir a la violencia, lo que ha sido un probado fracaso".

"Por otra parte, muestra que no se puede romper el espíritu del pueblo, y los que están de parte del régimen se han dado cuenta de esto. Es evidente que nuestro país necesita otra solución", ha añadido. "Por último, muestra que las protestas pacíficas de la gente conseguirán los resultados que el pueblo ve como deseables", ha argüido Kilo.

Por último, Kilo ha dicho que la participación de Irán en el conflicto en Siria "no es solo una especulación". "Cuando el ayatolá Alí Jamenei (líder de Irán) declara que Teherán no permitirá el derrocamiento del régimen sirio, no hay especulación", ha dicho.

"Irán es parte de la crisis. El colapso del régimen de Al Assad sería una derrota para Irán, y espero que Alí Jamenei salga derrotado de Siria", ha apostillado Kilo.