Actualizado 14/07/2012 05:19 CET

El CNS pide al Consejo de Seguridad que apruebe una resolución bajo el capítulo VII de la Carta de la ONU

MADRID, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Consejo Nacional Sirio (CNS) ha urgido este viernes al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que apruebe una resolución vinculante bajo el capítulo VII de la Carta de Naciones Unidas contra el Gobierno de Siria con el objetivo de poner fin "a la locura sangrienta" que vive el país árabe.

A través de un comunicado, recogido por el diario libanés 'The Daily Star', el organismo opositor ha dicho que la actual situación en el país "amenaza la unidad de Siria, así como la paz y la seguridad en la región y en el mundo", por lo que ha considerado "urgente" que se apruebe "una resolución del Consejo de Seguridad bajo el capítulo VII para proteger al pueblo sirio".

Dicho capítulo de la Carta de Naciones Unidas contempla las opciones y respuestas del organismo en caso de amenazas a la paz, quebrantamientos de la paz o actos de agresión, por lo que abriría la puerta a una intervención militar en el país.

El articulo 41 del capítulo VII de la Carta de la ONU contempla medidas que "podrán comprender la interrupción total o parcial de las relaciones económicas y de las comunicaciones ferroviarias, marítimas, aéreas, postales, telegráficas, radioeléctricas, y otros medios de comunicación, así como la ruptura de relaciones diplomáticas".

En caso de que el Consejo de Seguridad estime que estas medidas "pueden ser inadecuadas o han demostrado serlo, podrá ejercer, por medio de fuerzas aéreas, navales o terrestres, la acción que sea necesaria para mantener o restablecer la paz y la seguridad internacionales". "Tal acción podrá comprender demostraciones, bloqueos y otras operaciones ejecutadas por fuerzas aéreas, navales o terrestres de Miembros de las Naciones Unidas", según recoge su artículo 42.

Los gobiernos de Rusia y China --que tienen derecho a veto en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas-- han votado en dos ocasiones contra resoluciones similares que implicaban sanciones a Damasco.

Desde que comenzó la revuelta hace 17 meses, más de diez mil personas han muerto en enfrentamientos entre rebeldes y las fuerzas militares del Gobierno de Bashar al Assad.