Los socialdemócratas suecos piden ayuda al resto de formaciones para evitar la entrada de la extrema derecha

Actualizado 04/07/2015 20:08:35 CET

La falta de acuerdo en la aprobación del presupuesto podría provocar la celebración de unas nuevas elecciones

ESTOCOLMO, 17 Sep. (Reuters/EP) -

El Partido Social Demócrata sueco ha pedido este miércoles la ayuda de los partidos de centro derecha para aislar a la formación de extrema derecha y antiinmigración, Demócratas Suecos, que ha amenazado con hundir el presupuesto de un Gobierno de izquierdas, lo que obligaría a celebrar unas nuevas elecciones.

La centroizquierda ganó las elecciones generales del domingo, aunque no consiguió la mayoría en el Parlamento. Demócratas Suecos, que pretende reducir la inmigración un 90 por ciento, podría actuar como equilibrio de poderes, ya que se convirtió en la tercera fuerza del país con un 13 por ciento de los votos.

El líder de Demócratas Suecos, Jimmie Akesson, ha dicho que su partido no descarta apoyar un presupuesto presentado como alternativa al que proponga el Gobierno de izquierda-derecha, encabezado por los socialdemócratas. El discurse de Akesson se ha interpretado como un intento de Demócratas Suecos de demostrar su fuerza en público, aunque pocos creen que la extrema derecha suponga un riesgo inmediato que propicie la celebración de nuevas elecciones.

FALTA DE ACUERDO

La coalición de partidos de centro derecha que forman la Alianza, en el poder hasta el pasado domingo, se ha mostrado reacia a prometer cualquier apoyo a los partidos de centro izquierda. Una decisión que permitiría entrar en la escena política a Demócratas Suecos. En los últimos ocho años, Suecia ha estado gobernada por la Alianza, que apenas ha cooperado con las formaciones de centroizquierda.

El líder de los socialdemócratas en el Parlamento, Mikael Damberg, en declaraciones a la agencia sueca TT, ha criticado la "intransigencia" de los partidos de centroizquierda y centro derecha, que han "dado a Jimmie Akesson espacio para jugar a su juego".

"Creo que es hora de que todos los partidos se den cuenta de lo dañina que es una política de bloque para Suecia en esta situación parlamentaria", ha añadido Damberg.

Si Demócratas Suecos vota en contra del presupuesto, podría causar la dimisión y, probablemente, la celebración de unos nuevos comicios. Akesson ya ha anunciado que su partido quiere recortar en los gastos destinados a los solicitantes de asilo, que supondrá unos 140.000 millones de coronas suecas (más de 15.000 millones de euros) en los próximos cuatro años.

Todos los partidos suecos han descartado pactar con Demócratas Suecos.

APROBACIÓN DEL PRESUPUESTO

La líder del Partido de Centro, miembro de la Alianza, Annie Loof, ve "poco probable" que Demócratas Suecos vote "por un presupuesto de la Alianza", que defiende una política amigable con los inmigrantes. "Esto es un gran contraste con su propia política", ha precisado Loof.

Después de la votación del domingo, el líder socialdemócrata y posible primer ministro, Stefan Lofven, está intentando construir un Gobierno estable que pueda sacar adelante el presupuesto en pocas semanas. Según los primeros avances, es probable que el Partido Verde forme parte del Gobierno y Lofven también dependerá del apoyo del Partido de la Izquierda, aunque ha dicho que no estarán invitados a unirse a su Gabinete.

El líder del Partido de Izquierda, Jonas Sjostedt, ha confirmado este miércoles que había accedido a discutir el apoyo a un presupuesto entre socialdemócratas y verdes. Aún así, los socialdemócratos todavía estarían lejos de la mayoría parlamentaria.

Aunque los Gobiernos en minoría son frecuentes en Suecia, el Gobierno de centroizquierda de Lofven, un exlíder sindical y soldador, se presenta particularmente débil. Según la tradición política sueca, todos los partidos con representación parlamentaria proponen sus presupuestos y votan solo por su opción. Si Lofven llega a formar Gobierno, necesitará presentar una proyecto de presupuesto antes del 17 de noviembre.

Para leer más