Actualizado 06/07/2015 17:02 CET

Sri Lanka reitera que los investigadores de la ONU no podrán entrar en el país

COLOMBO, 19 Ago. (Reuters/EP) -

El presidente de Sri Lanka, Mahinda Rajapaksa, ha reiterado la postura contraria de su Gobierno frente a la investigación que está llevando a cabo la ONU sobre los crímenes de guerra ocurridos en el país durante la guerra civil y ha insistido en que los investigadores no podrán entrar en su país.

Estas han sido las primeras declaraciones del mandatario desde que la semana pasada la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, anunciara que la investigación seguiría su curso fuera del país a pesar de que Colombo se negara a colaborar.

"No vamos a permitir que entren en el país", ha asegurado Rajapaksa y ha añadido que los casos de personas desaparecidas y las acusaciones de abusos deben ser investigadas a través de las instituciones de Sri Lanka.

Las fuerzas gubernamentales han sido acusadas de violar los Derechos Humanos en los últimos momentos de la guerra que terminó en mayo de 2009.

Para internacionalizar la investigación que estaba llevando el país y satisfacer las demandas de la comunidad internacional, Rajapaksa ha añadido dos expertos extranjeros al equipo de investigación, un indio y un paquistaní, que se sumaran a un grupo que ya cuenta con otros tres expertos internacionales que fueron nombrados el mes pasado. Además, ha extendido los temas de la investigación para incluir la búsqueda de posibles crímenes de guerra.

"El objetivo de este grupo de asesores no es ir contra una investigación internacional", ha asegurado Rajapaksa. "Podemos obtener la experiencia internacional de estas personas de gran reputación", ha añadido. La comisión local ha recibido alrededor de 20.000 denuncias hasta ahora, y está a punto de comenzar el "tedioso proceso" de buscar a las personas desaparecidas, según ha asegurado el presidente.

"NADIE VA A TOMAR EN SERIO LA INVESTIGACIÓN DE LA ONU"

Preguntado por los comentarios de Pillay, el mandatario ha asegurado que cree que "nadie va a tomar la investigación de la ONU en serio, aparte de las personas que lo deseen". Además, ha añadido que el Gobierno está tratando de localizar a los desaparecidos buscando incluso en otros países donde algunos habitantes de Sri Lanka llegaron como refugiados pero muchos diplomáticos se han negado a revelar detalles acerca de estas personas.

El ministro de Asuntos Exteriores de Sri Lanka, GL Peiris, que ha acompañado a Rajapaksa en la rueda de prensa, ha asegurado que la investigaciónn de la ONU es sesgada, pues va en contra de la justicia natural al asegurar Naciones Unidas que no daría ningún dato sobre la identidad de los testigos que participan en la investigación.

"Así que ¿Cómo se puede averiguar la verdad?", ha indicado. "Ellos son los jueces en sus propios tribunales. Nosotros no reconocemos su jurisdicción y su autoridad", ha añadido.

Para leer más