Sudáfrica deporta a más de 400 mozambiqueños tras varias redadas en respuesta a la violencia xenófoba

Publicado 18/05/2015 5:56:42CET

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Sudáfrica ha deportado este domingo a más de 400 ciudadanos mozambiqueños tras una serie de redadas llevadas a cabo desde abril en las que han sido arrestadas más de 3.900 personas, incluidas 1.650 inmigrantes irregulares.

Las autoridades sudafricanas lanzaron las operaciones a raíz de la oleada de violencia xenófoba registrada en el país, y especialmente en las localidades de Durban y Johanesburgo, que se saldó con al menos siete muertos.

"Estamos satisfechos con haber estabilizado la situación y haber evitado nuevas pérdidas de vida", ha dicho el Gobierno a través de un comunicado, según ha informado la cadena de televisión británica BBC. "Las agencias de seguridad siguen trabajando contrarreloj para proteger a extranjeros y ciudadanos sudafricanos contra cualquier ataque", ha agregado.

Por su parte, el Ejecutivo mozambiqueño ha expresado su sorpresa por las deportaciones, y el ministro de Exteriores, Oldemiro Baloi, ha apuntado que está previsto un encuentro para "discutir el problema".

La mayoría de los deportados han sido instalados en tiendas de campaña en un centro de tránsito ubicado cerca de la capital de Mozambique, Maputo. El Gobierno estableció varios campamentos ante el estallido de ataques xenófobos en Sudáfrica.

El presidente sudafricano, Jacob Zuma, condenó la violencia en las manifestaciones xenófobas celebradas de Johannesburgo, en lo que describió como una "violación" de los valores del país.

Algunos políticos y residentes de Durban acusan a los inmigrantes de permanecer de forma ilegal en el país y de cometer delitos y robar puestos de trabajo y establecimientos a la población local. Tras los disturbios, Sudáfrica ha improvisado campamentos seguros para los inmigrantes que han huido tras el saqueo o incendio de sus tiendas en la ciudad.

La ola de violencia racista coincide con un alto índice de desempleo en Sudáfrica, que se situó en el 24 por ciento en el cuarto trimestre de 2014, según las estadísticas oficiales, aunque los economistas apuntan que es mucho mayor.

Con una población de alrededor de 50 millones de habitantes, el país sudafricano tiene unos cinco millones de inmigrantes, que proceden de países como Somalia, Etiopía, Pakistán o China, muchos de los cuales son comerciantes con tiendas propias o ambulantes.

Para leer más