Actualizado 09/06/2007 20:14 CET

Tailandia/Laos.- Tailandia deporta a Laos a 163 personas de etnia hmong a pesar de ser solicitantes de asilo

BANGKOK, 9 Jun. (EP/AP) -

Las autoridades tailandesas expulsaron hoy a Laos a 163 personas de etnia hmong a pesar de haber solicitado asilo político en este país. Se trata de la primera deportación masiva de ciudadanos de etnia hmong desde que Estados Unidos acusó a uno de sus líderes tribales de estar preparando una insurrección en Laos, según informaron fuentes oficiales de Tailandia y de Laos.

Los 163 deportados estaban retenidos en cuatro comisarias de las inmediaciones de un importante campamento de refugiados hmong situado en la provincia de Phetchabun, a unos 300 kilómetros al norte de Bangkok, según informaron las autoridades y activistas pro-Derechos Humanos hmong.

Los solicitantes de asilo deportados fueron trasladados el viernes por la noche desde sus celdas y conducidos hasta la ciudad de Nong Jai, al noreste del país, antes de ser enviados de vuelta a Laos en la mañana de hoy.

Uno de los más importantes exiliados hmong, el ex líder guerrillero Vang Pao, fue detenido y acusado en un tribunal federal estadounidense el pasado lunes por su presunta implicación en un complot para un levantamiento violento que buscaría derrocar al Gobierno comunista de Laos.

Tharit Charungvat, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores tailandés, afirmó que las expulsiones no guardan relación alguna con el proceso contra Vang Pao. "No hay vínculo alguno con este caso. Es la política de devolución de inmigrantes ilegales, eso es todo", dijo.

Los hmong aseguran estar perseguidos por el Gobierno de Laos debido a la postura adoptada durante la guerra de Vietnam, cuando apoyaron al Gobierno pro-estadounidense contra los comunistas.

La Policía de Phetchabun, en Tailandia, confirmó el traslado de las 163 personas de origen hmong que estaban bajo su custodia. Sin embargo, siguen estando en el campamento de Huay Nam Jao otros 8.000 refugiados hmong. Estas personas también están considerados por el Gobierno tailandés como inmigrantes ilegales, por lo que también podrían ser deportados.

Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Laos, Yong Chanthalansy, confirmó por vía telefónica desde Vientiane, la capital de Laos, que unos 160 hmong fueron devueltos al país. "Hubo una ceremonia de entrega esta misma mañana en la frontera", dijo, pero no fue una repatriación forzosa, sino que fue pacífica. Tharit, el portavoz del Ministerio de Exteriores tailandés, también informó de que la deportación se desarrolló sin resistencia.

Sin embargo, un grupo de defensa de los derechos de los Hmong con sede en Estados Unidos aseguró que desde Huay Nam Jao llegan informes de palizas y del uso de gas lacrimógeno y pistolas paralizantes por parte del Ejército tailandés.

Una representante del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Tailandia, Kitty McKinsey, aseguró que su oficina no había sido informada oficialmente de las deportaciones, por lo que no realizaría comentarios.