Publicado 07/08/2022 17:51

Los talibán dicen ahora que el cierre de las escuelas para las niñas se debe a un problema curricular

Archivo - Imagen de archivo de una niña afgana
Archivo - Imagen de archivo de una niña afgana - UNICEF/UN0509166/BIDEL - Archivo

El viceministro de Educación plantea un programa fundamentalista con asignaturas como "vida familiar, cuidado infantil o comportamiento matrimonial"

MADRID, 7 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Educación talibán ha indicado este domingo que la orden de prohibición que dictaron las autoridades fundamentalistas contra la asistencia de las niñas a las escuelas de secundaria del país se debió a problemas a la hora de organizar los temas de estudio.

La prohibición de la asistencia de las niñas a clases de sexto año en adelante levantó ampollas en la comunidad internacional, que describió esta decisión como un ejemplo de la falta de voluntad del régimen talibán para introducir políticas aperturistas tras su conquista del país, hace casi un año.

Ahora, el viceministro de Educación, Said Ahmad Shahidjail, ha asegurado que "por la luz del Corán que se van a abrir las escuelas" y ha pedido "tiempo" para cambiar un programa lectivo que, a partir de ahora, será acorde con la doctrina ultraconservadora del movimiento, con la introducción de, describió, asignaturas como "vida familiar, cuidado infantil o comportamiento matrimonial", recoge Tolo News.

Todo ello, ha resumido el viceministro Shahidjail, para que las escuelas vuelvan a estar abiertas para las niñas "libres de presiones externas y en el marco de la Sharia islámica".

El ministro del Interior de Afganistán y líder del grupo terrorista Red Haqqani, Sirajudín Haqqani, ya había subrayado en mayo que "nadie" en Afganistán se opone a que las niñas y las mujeres reciban una educación, antes de recalcar que "muy pronto" había un anuncio sobre la reapertura de clases, cerradas desde agosto de 2021.

Asimismo, defendió la necesidad de que esta educación sea impartida en línea con los "valores" y "la forma de pensar" en Afganistán, en medio de las críticas internacionales contra las autoridades por el prolongado cierre de estas clases y la discriminación creciente a la que hacen frente mujeres y niñas en el país.