Los talibán refuerzan su ofensiva en el norte de Afganistán tras el fracaso del diálogo con EEUU

Publicado 11/09/2019 13:05:25CET
Un convoy liderado por un blindado del Ejército afgano
Un convoy liderado por un blindado del Ejército afgano - MINISTERIO DE DEFENSA DE AFGANISTÁN - Archivo

KABUL, 11 Sep. (Reuters/EP) -

Los talibán han reforzado su ofensiva lanzando intensos ataques en varios puntos del norte de Afganistán, tras la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de poner fin a las conversaciones de paz en represalia por un atentado que acabó el 5 de septiembre con la vida de un militar estadounidense y otras once personas en Kabul.

Las autoridades afganas han indicado que hay combates en al menos diez provincias, con los enfrentamientos más graves en las regiones de Tajar, Baglan, Kunduz y Badajshán, donde los talibán llevan varias semanas combatiendo contra las fuerzas de seguridad afganas.

El miércoles, las fuerzas de seguridad afganas lograron recapturar el distrito de Koran Wa Monjan, en la provincia de Badajshán, según ha contado en un comunicado el Ministerio de Defensa afgano. El distrito fue tomado en julio por milicianos talibán y es un enclave de alto valor económico por sus reservas de gemas de lapislázuli.

Este distrito es el tercero recuperado por las fuerzas de seguridad en la provincia en los últimos días después de Yamgan y Warduj, controlado este último durante los últimos cuatro años por los milicianos integristas.

En la vecina provincia de Tajar, las autoridades han dicho que las fuerzas de seguridad se han retirado de los distritos de Yangi Qala y Darqad, mientras continúan los combates en los de Jawja Ghar e Ishkamesh.

"Se trata de una retirada táctica para evitar bajas civiles en la zona. Tenemos nuevas fuerzas en la zona y pronto se recuperarán los distritos", ha afirmado Jawad Hejri, un portavoz del Gobierno regional de Tajar.

Los últimos combates han hecho temer por una escalada de violencia a raíz de la decisión de Estados Unidos de cancelar las conversaciones de paz con los talibán cuando ya se había cerrado un principio de acuerdo de paz que contemplaba la retirada de tropas estadounidenses para poner fin a 18 años de guerra en Afganistán.

Los talibán han dicho esta semana que la decisión de Trump, que el mandatario ha justificado por la negativa de los integristas a aceptar un alto el fuego y por el atentado en el que murió un militar norteamericano y otras doce personas el 5 de septiembre, solo llevará a un escenario con más muertos estadounidenses.

En respuesta, un general estadounidense aseguró que las Fuerzas Armadas norteamericanas reforzarán sus operaciones en Afganistán para contrarrestar los ataques de los talibán. Responsables de los servicios de seguridad afirmaron que el nivel de combates en el norte del país centroasiático reflejan tanto un aumento de la violencia tras el fracaso de las conversaciones de paz como la última ofensiva de los milicianos antes de la llegada del invierno y las nevadas.

A principios de semana, siete civiles murieron en un ataque aéreo de aviones estadounidenses en la provincia de Maidan Wardak, en el centro del país, según responsables de los servicios de seguridad afganos. Los talibán condenaron el ataque y denunciaron que fue llevado a cabo por un dron que acabó con la vida de nueve civiles que iban a una boda.