Tejiendo pasado y futuro

Actualizado 30/11/2019 9:22:53 CET
Técnica 'batik' de tratamiento de tejidos
Técnica 'batik' de tratamiento de tejidos - PNUD/ FIENI APRILIA - Archivo

MADRID, 30 Nov. (Por Kiana Bonnick, del PNUD) -

Indonesia es bastante reconocida por su 'batik' de diseños intrincados. Sin embargo, la gran nación del archipiélago tiene muchos estilos diferentes de tela, cada uno con sus propias variaciones en cuanto a tradiciones.

Las islas de Wakatobi, en el sudeste de Sulawesi, atraen buzos y esnorquelistas de todo el mundo y en el pequeño pueblo de Pajam, Kaledupa, las mujeres son una fuerza motriz de la actividad económica. Con el apoyo del PNUD, han dado nueva vida a la técnica tradicional de tejido de tenun.

Wakatobi, en el mar de Banda, es un lugar remoto, lo que ha causado problemas a la comunidad en el pasado. Se trata de un viaje de dos horas en barco a la isla principal de Sulawesi, donde solía estar su principal fuente de algodón. El conocimiento del tejido amenazaba con desaparecer porque se hizo extremadamente caro hacer el viaje, debido al aumento del coste de los materiales y el transporte.

"Hubo un tiempo en el que tuvimos que detener nuestra tradición, (porque) no pudimos obtener los materiales necesarios para continuarla. Pero ahora podemos", dice Ratna, de 45 años. Sentada en el suelo en un gran telar de madera, teje sin esfuerzo una bufanda de algodón que venderá en el mercado local o turístico.

PNUD / Fieni Aprilia

Las mujeres ya no necesitan cruzar el mar para obtener algodón porque han comenzado una plantación en su propia comunidad. Están trabajando con el PNUD y el Programa de Pequeñas Donaciones del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, quienes las han equipado y capacitado para convertirse en empresarias autosuficientes.

En asociación con Pembinaan Kesejahteraan Keluarga y la organización local Forkani, se creó un centro de emprendimiento por tres meses para enseñar a las mujeres como Ratna a plantar, cosechar y teñir algodón para el tejido tradicional.

Se despejó un área de tierra para una plantación de algodón y las mujeres sembraron las plántulas y esperaron seis meses para la cosecha. Una vez que se cosecha el algodón, se hila, se tiñe y se teje en los patrones vivos y brillantes de la región.

Las mujeres hacen de todo, desde bufandas hasta llaveros que se pueden vender entre 35 y 100 dólares. El dinero vuelve a la comunidad.

MANTENER LA TRADICIÓN

Pero no se trata solo del dinero extra, tener una fuente local de algodón asegura que los materiales estén disponibles y sean económicamente viables. Ofrece a las mujeres una alternativa económica para pescar y trabajar en el turismo, y protege algo mucho más valioso: su forma única de contar historias a través de la tela.

El proyecto les ha dado a Ratna y a sus amigos un renovado sentido del propósito de salvaguardar sus tradiciones; saben que sus diseños serán celebrados y utilizados en momentos de celebración, tales como las bodas.

Ratna se enorgullece sabiendo que el antiguo conocimiento ligado al tejido tenun se encuentra seguro.

"Es importante que los niños aprendan (a tejer) para mantener las tradiciones locales. Mis padres me enseñaron a tejer y ahora lo paso a la próxima generación", dice ella.

((Está tribuna fue publicada originalmente en el siguiente enlace: https://medium.com/@pnud/tejiendo-pasado-y-futuro-c7874bc966...))

Contador

Para leer más