Los trabajadores del primer centro de detención masiva para inmigrantes ilegales de Assam temen ser detenidos

Actualizado 08/09/2019 4:42:30 CET
Refugiados rohingya en Nueva Delhi
Refugiados rohingya en Nueva Delhi - REUTERS / ADNAN ABIDI - Archivo

GOALPARA (INDIA) , 8 Sep. (Reuters/EP) -

Los trabajadores del primer centro de detención masiva para inmigrantes ilegales de Assam --situado en el noreste de la India en un área equivalente a unos siete campos de fútbol-- temen ser detenidos por no tener un certificado de nacimiento o de propiedad de la tierra que demuestre que son ciudadanos legales del país.

El centro --situado en el estado de Assam-- está destinado a por lo menos 3.000 personas. Este edificio contará con una escuela, un hospital, un área recreativa y un cuartel para las fuerzas de seguridad, así como con un muro de contención y torres de vigilancia.

Algunas de las personas que han trabajado en la construcción del campamento han explicado que no aparecen en la lista de ciudadanía que el estado de Assam publicó la semana pasada para detectar a los inmigrantes ilegales. El hecho de que sus nombres no aparezcan en este listado significa que los propios trabajadores podrían terminar siendo detenidos.

Shefali Hajong, una mujer de una aldea cercana, ha afirmado que no está en la lista y que se unirá a los casi dos millones de personas que necesitan demostrar que son ciudadanos indios mediante la presentación de una serie de documentos, tales como el certificado de nacimiento o el de propiedad de la tierra que data, en algunas ocasiones, de hace décadas.

Si no lo hacen, corren el riesgo de ser llevados a campos de detención como el que ellos mismos están construyendo. Shefali, que pertenece a la tribu indígena Hajong, ha admitido estar muy preocupada por esta situación. "Aún así necesito llenar mi estómago", ha lamentado en el dialecto local mientras usaba una pala para introducir piedras en una hormigonera. Shefali y el resto de trabajadores ganan alrededor de 3,60 euros al día.

Del mismo modo ha admitido que no sabe su edad exacta, aunque cree que está alrededor de los 26 años. "No tenemos certificados de nacimiento", ha explicado su madre, Malati Hajong, que también trabaja en este lugar. El centro de detención, situado cerca de la ciudad de Goalpara, es el primero de los por lo menos diez centros que las autoridades de Assam han planeado construir, según han especificado los medios de comunicación locales.

"La gente ha estado viniendo aquí cada dos días desde aldeas cercanas pidiendo trabajo", ha afirmado Shafikul Haq, un empresario a cargo de la construcción de una de las principales zonas de este centro. El proceso que ha ordenado la Corte Suprema para documentar a los ciudadanos de Assam ha tenido el firme respaldo del Gobierno nacionalista hindú del primer ministro, Narendra Modi, que llegó al poder hace cinco años.

Los críticos consideran que esta campaña está dirigida a los musulmanes, incluso a aquellos que han vivido legalmente en India durante décadas. Sin embargo, muchos hindúes, en su mayoría pobres, tampoco figuran en la lista de ciudadanos publicada la semana pasada.

AL BORDE DE LA CRISIS

"Assam está al borde de una crisis que no sólo llevaría a la pérdida de la nacionalidad y la libertad de un gran grupo de personas, sino también a la erosión de sus derechos básicos, lo que afectaría gravemente a las vidas de las generaciones venideras", ha declarado Amnistía Internacional en un comunicado.

El ministro de Asuntos Exteriores de India ha calificado el ejercicio de verificación de la ciudadanía como un "asunto interno". Un portavoz de este mismo Ministerio ha señalado que los que no figuran en la lista de ciudadanos de Assam "no serán detenidos y seguirán disfrutando de todos los derechos como antes hasta que hayan agotado todos los recursos disponibles en virtud de la ley".

Las directrices del Gobierno para los campos de detención publicadas a principios de este año incluyen la construcción de un muro fronterizo de al menos tres metros de altura que esté rodeado de alambre de púas, según han informado los medios de comunicación locales.

Un muro pintado de rojo rodea el nuevo centro de Goalpara, mientras que los verdes campos y montañas son visibles más allá de las dos torres de vigilancia y de los cuarteles de las fuerzas de seguridad. El centro tendrá instalaciones separadas para hombres y mujeres, según han explicado los trabajadores.

A.K. Rashid, otro empresario, ha asegurado que están construyendo seis edificios de los 17 previstos, con salas de detención de unos 32,5 metros cuadrados cada una. Cada uno de los edificios tendrá 24 habitaciones, ha indicado.

G. Kishan Reddy, miembro del Gobierno federal, informó al Parlamento en julio de que el Gobierno había publicado directrices para la construcción de los centros de detención que estipulan la creación de instalaciones que garantizasen servicios básicos como electricidad, agua potable, higiene, alojamiento con camas suficientes, retretes con agua corriente y cocinas, entre otros.

"Se debe prestar especial atención a las mujeres y a los niños. Los niños alojados en centros de detención deben recibir educación en escuelas locales cercanas", ha remachado.

PEOR QUE LOS PRISIONEROS

Un oficial de policía ha admitido que el campamento se utilizaría inicialmente para alojar a los aproximadamente 900 inmigrantes ilegales que se encuentran en los centros de detención de las cárceles de Assam.

Sin embargo, un grupo de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de la India que visitó dos de esas instalaciones el año pasado criticó que los inmigrantes detenidos estaban en cierto modo "privados incluso de los derechos de los presos convictos".

Mientras tanto, la Corte Suprema de la India está analizando una petición que pide su liberación. En el centro de detención, otra trabajadora, Sarojini Hajong, de 35 años, ha indicado que tampoco encuentra su nombre en la lista de ciudadanos. "Por supuesto que tenemos miedo de lo que va a pasar. Pero, ¿qué podemos hacer? Necesito el dinero", ha concluido.

Contador

Para leer más