Un tribunal israelí reconoce legalmente un asentamiento judío en Cisjordania no autorizado

Un colono judío y su hijo junto al asentamiento de Mitzpe Kramin
REUTERS / RONEN ZVULUN
Publicado 29/08/2018 11:41:24CET

JERUSALÉN, 29 Ago. (Reuters/EP) -

Un tribunal israelí ha dado reconocimiento legal a un asentamiento judío construido sin la autorización del Gobierno sobre terrenos palestinos de propiedad privada en Cisjordania, sentando nueva base judicial.

El ministro de Justicia israelí, el ultranacionalista Ayelet Shaked, ha celebrado este miércoles la decisión del Tribunal de Distrito de Jerusalén, anunciada a última hora del martes, respecto a Mitzpe Kramim, un asentamiento establecido en 1999 cerca de la ciudad palestina de Ramala y que ahora acoge a 40 familias.

La mayoría de los países consideran que todos los asentamientos construidos sobre terrenos capturados por Israel durante la guerra de 2017 son ilegales, algo que Israel refuta. Los colonos de Mitzpe Kramim habían solicitado al tribunal de distrito en 2013 que reconociera su reivindicación sobre los terrenos ante posibles recursos legales por parte de los propietarios palestinos y su posible desalojo.

El tribunal ha declarado ahora a los colonos como los propietarios legales, tras constatar que las autoridades israelíes no eran conscientes de que los terrenos eran de propiedad privada cuando originalmente cartografiaron la zona, en territorio capturado en la guerra de 1967.

La corte ha basado su veredicto en una ley israelí que estipula que incluso las transacciones con fallos legales podrían ser válidas si se realizaron "de buena fe".

Preguntado sobre el fallo, Nabil Abu Rudeina, portavoz del presidente palestino, Mahmud Abbas, ha insistido en que todos los asentamientos que Israel ha construido en territorios ocupados son ilegales. "La paz no se puede lograr si los asentamientos continúan", ha defendido.

Por su parte, la ONG israelí Paz Ahora, que observa y se opone a los asentamientos judíos en territorio ocupado, ha señalado que el futuro del asentamiento deberá ser resuelto en último término por el Tribunal Supremo, donde está pendiente de resolución un recurso presentado por los propietarios palestinos. El Supremo ha venido ratificando los derechos de propiedad palestinos en este tipo de casos, lo que ha llevado al desalojo forzoso de algunos de los asentamientos.

Por su parte, el ministro de Justicia israelí ha considerado que la sentencia "es un logro importante para los asentamientos en Judea y Samaria", término que usan los israelíes para referirse a Cisjordania.

En opinión de Paz Ahora, "garantizar derechos de propiedad a criminales que se han asentado en enclaves ilegales (...) sin permisos, en terreno particular palestino es indignante". La ONG ha resaltado que el actual Gobierno derechista israelí, que inicialmente se opuso a la reivindicación sobre los terrenos de los colonos, posteriormente apoyó su postura en lo que considera un intento por aplicar una controvertida ley sobre asentamientos no autorizados.

La ley, aprobada por el Parlamento en 2017, permite la legalización retroactia de 4.000 viviendas de colonos construidas en terrenos de propiedad privada palestina pero actualmente está siendo revisada por el Tribunal Supremo.

Unos 500.000 israelíes viven en Cisjordania y Jerusalén Este, donde también residen más de 2,6 millones de palestinos.