Un tribunal de Marruecos confirma la condena del líder de las protestas del Rif a 20 años de prisión

Naser Zefzafi, líder de Hirak y promotor de las protestas en Alhucemas
YOUSSEF BOUDLAL/REUTERS - Archivo
Publicado 06/04/2019 3:44:17CET

RABAT, 6 Abr. (Reuters/EP) -

Un tribunal de apelaciones de Casablanca ha confirmado este viernes por la noche la condena a 20 años de prisión contra el líder de las protestas registradas desde finales de 2016 hasta mediados de 2017 en el Rif, Naser Zefzafi, y de otras tres personas, según han informado los abogados.

Zefzafi, de 39 años, fue detenido en mayo de 2017 y trasladado a una cárcel de Casablanca tras organizar una serie de protestas en su ciudad natal, Alhucemas, en el marco de lo que ha supuesto un 'Kirak al Chaabi', un "movimiento popular".

En junio de 2018, el tribunal dictó en un veredicto de primera instancia una sentencia contra Nabil Ahmijeq, Wassim el Boustani y Samir Aghid, que también han sido condenados a 20 años de prisión. Otros 35 activistas han sido condenados a sentencias de entre dos y 15 años.

"Este es un veredicto impactante", ha indicado Mohamed Aghnaj, su abogado. "Mantener la condena de primera instancia demuestra que el tribunal de apelaciones no ha examinado suficientemente el caso", ha aseverado a Reuters.

El abogado estatal Mohamed al Houssaini Karout ha señalado que el tribunal ha confirmado el veredicto "ya que no había nada nuevo que ver después de que los acusados y sus abogados se negaran a asistir a las audiencias".

Al Houssaini Karout ha recalcado que el tribunal ha sido "compasivo" al condenar a Zefzafi a 20 años de cárcel porque fue juzgado por cargos por los que se le podría haber encarcelado hasta 30 años.

La condena a tres años de cárcel del periodista local Hamid el Mahdaoui, quien cubrió las protestas, también ha sido confirmada.

El movimiento Hirak Rif surgió como reacción tras la muerte en octubre de 2016 del pescadero Muhcine Fikri, que fue aplastado por un camión de basura cuando trataba de recuperar pescado confiscado por la Policía local.

Fikri se convirtió en un símbolo de 'hogra', un término coloquial que hace referencia a la pérdida de dignidad debido al poder abusivo y la falta de justicia.

Las protestas se avivaron por la sensación de gran parte de la población de subdesarrollo y problemas económicos en la región del Rif, una zona considerada centro de disturbios y disidencia entre la comunidad indígena bereber.

Las demandas y manifestaciones han ido dirigidas contra el Gobierno, pero también ha habido llamamientos al monarca, Mohammed VI.

En julio de 2017, el rey dio su primer discurso desde el comienzo de las protestas, perdonó a casi 60 miembros de Hirak y culpó a los funcionarios locales de alimentar el enfado por no poner en marcha proyectos de desarrollo.

Contador

Para leer más