Turquía asegura que Interpol emitió 'alertas rojas' contra 20 saudíes por el asesinato de Jashogi

Manifestación en homenaje a Yamal Jashogi
REUTERS / MURAD SEZER - Archivo
Publicado 14/03/2019 19:37:30CET

MADRID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Turquía ha asegurado este jueves que Interpol ha emitido 'alertas rojas' contra 20 ciudadanos saudíes sospechosos de estar detrás del asesinato del periodista Yamal Jashogi el 2 de octubre en el interior del consulado saudí en la ciudad turca de Estambul.

El Ministerio de Justicia ha indicado que los sospechosos son todos integrantes del equipo oficial que se desplazó al edificio para el asesinato y eliminación de pruebas del crimen, según ha informado el diario local 'Daily Sabah'.

Las alertas de Interpol han sido emitidas a raíz de una petición de las autoridades turcas en el marco de las investigaciones que encabeza la Fiscalía es Estambul.

Durante la jornada, el director de la Comisión de Derechos Humanos de Arabia Saudí --respaldada por el Estado--, Bandar bin Mohamed al Aiban, ha tildado de "interferencia" la investigación sobre el asesinato que encabeza una relatora de Naciones Unidas.

"La Justicia en el reino de Arabia Saudí opera según la legislación internacional y lo hace con toda transparencia", ha dicho, antes de describir el asesinato de Jashogi como un "accidente desafortunado".

Asimismo, Al Aiban ha recalcado que las autoridades del país árabe han adoptado "las medidas necesarias para dilucidar este horrible crimen", tal y como ha recogido la agencia de noticias Reuters.

En respuesta, la Presidencia de Turquía ha dicho que "es difícil entender cómo un funcionario que trabaja en el área de los Derechos Humanos podría estar molesto por los esfuerzos por esclarecer todos los aspectos del asesinato de Jashogi".

La relatora de Naciones Unidas que encabeza las investigaciones sobre el asesinato, Agnes Callamard, dijo en febrero el periodista saudí fue "víctima de un asesinato brutal y premeditado, planificado y perpetrado por funcionarios de Arabia Saudí".

En este sentido, destacó que los esfuerzos de Turquía para investigar el caso han sido socavados por Arabia Saudí. "Desgraciadamente, se facilitó un momento y acceso inadecuado a los investigadores turcos para que llevaran a cabo un examen profesional y efectivo de la escena del crimen, tal y como requieren los estándares internacionales de investigación", afirmó.

Así, explicó que el asesinato de Jashogi en el interior del consulado saudí en Estambul violó el Derecho Internacional y las normas fundamentales que rigen las relaciones internacionales, incluidas aquellas sobre el uso de misiones diplomáticas.

"Las garantías de inmunidad nunca estuvieron destinadas a facilitar la comisión de un crimen y exonerar a sus autores de su responsabilidad criminal u ocultar una violación del derecho a la vida", zanjó.

EL ASESINATO DE JASHOGI

Jashogi, un periodista crítico con el régimen saudí que vivía fuera del país y que escribía para el diario 'The Washington Post', fue asesinado el 2 de octubre de 2018 en el interior del Consulado de Arabia Saudí en Estambul, donde había acudido para hacer los trámites para poder casarse con su prometida.

Tras varias declaraciones contradictorias sobre lo que le sucedió a Jashogi, el régimen saudí reconoció que fue asesinado dentro de la legación diplomática por funcionarios que terminaron desmembrando su cuerpo.

El Gobierno turco ha dicho en anteriores ocasiones que está trabajando en colaboración con otros países en el marco de la investigación del asesinato de Jashogi y ha acusado a las autoridades saudíes de no estar cooperando para descubrir la verdad.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, mantiene que el asesinato de Jashogi fue ordenado en los más altos niveles de la jerarquía saudí, aunque el régimen saudí ha negado cualquier implicación del príncipe heredero, Mohamed bin Salmán.

Los fiscales saudíes han solicitado la pena de muerte para cinco de los once sospechosos detenidos por el asesinato del periodista crítico, que provocó la condena de la comunidad internacional y que dañó gravemente la imagen reformadora del príncipe heredero saudí.

Arabia Saudí ha afrontado una intensa presión internacional por el asesinato de Jashogi, también por parte de Estados Unidos, su principal aliado, cuyo Senado ha aprobado una resolución que culpa directamente al príncipe por el crimen.

Contador

Para leer más