Actualizado 21/05/2007 21:30 CET

Turquía.- El Gobierno turco destituye a su representante para la lucha contra el terrorismo por sus últimas críticas

El general retirado defendía una incursión militar en el norte de Irak sin el beneplácito de EEUU

ESTAMBUL (TURQUIA), 21 May. (del corresponsal de EUROPA PRESS, Ildefonso González) -

El Gobierno turco destituyó hoy a su representante especial para la lucha contra el terrorismo, el general retirado Edip Baser, por unas declaraciones a la prensa en las que criticaba la política antiterrorista, según informó el viceprimer ministro turco, Abdullatif Sener.

La decisión fue tomada esta mañana durante la reunión semanal del Consejo de Ministros. Baser será sustituido en el cargo por el actual viceministro de Asuntos Exteriores, Rafet Akgunay, que en el pasado ha sido asesor en política exterior del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, y representante del Gobierno turco en la Alianza de Civilizaciones.

En una entrevista que publicaba hoy el diario turco 'Sabah', el general retirado denunciaba que el mecanismo de coordinación de la lucha antiterrorista no estaba funcionando. Por ello, adelantó que dimitiría en junio si no había signos de que fuera a mejorar en los próximos días.

Su anuncio se producía después de que la Comisión Antiterrorista se reuniera el pasado viernes, por primera vez en lo que va de año, para analizar los "progresos" en la lucha contra el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado una organización terrorista por Turquía, Estados Unidos y la Unión Europea (UE).

Edip Baser había tenido que trabajar durante los últimos meses con el nuevo enviado especial estadounidense para la lucha contra el PKK, el ex comandante supremo de la OTAN en Europa Joseph Ralston.

OPERACIÓN EN IRAK

Hace poco más de un mes, el jefe del Estado Mayor turco, el general Yasar Buyukanit, recomendó una "operación transfronteriza" en el norte de Irak para terminar con los milicianos del PKK. Hace unos días, el propio Baser había apoyado también el despliegue de una amplia ofensiva en el país vecino, incluso sin contar con el apoyo de Estados Unidos. En opinión del Ejército, Ankara no está contando con la colaboración suficiente en la lucha contra el terrorismo por parte de Bagdad y de Washington.

Hoy, el Gobierno de Erdogan subrayó la importancia de la cooperación con Washington, al tiempo que estimó que las declaraciones de su hasta ahora representante especial podrían tener un "efecto negativo".

"Se ha dado una gran importancia a los esfuerzos bilaterales puestos en marcha entre Estados Unidos y Turquía para detener las actividades de la organización terrorista en el extranjero y los esfuerzos trilaterales con Estados Unidos e Irak", agregó.

El PKK se alzó en armas en 1984 para exigir la independencia del Kurdistán turco. Desde entonces han muerto más de 35.000 personas en acciones de ambos bandos que muchos analistas no han dudado en calificar de guerra civil. La guerrilla kurda declaró una tregua unilateral el pasado 1 de octubre a instancias de su líder, Abdulá Ocalan, que cumple una cadena perpetua desde 1999.

Sin embargo, el Ejército turco ha hecho oídos sordos al alto el fuego, que concluyó el pasado viernes, y ha continuado con sus maniobras contra el PKK. De hecho, ha desplegado unas 50.000 tropas en el este y el sureste del país, así como en la frontera con Irak, en los últimos tres meses. Además, según informaba hoy la prensa, habría penetrado ya varios kilómetros en el norte de Irak para cumplir "ataques puntuales" contra milicianos kurdos.